365 Tao #216, 2 de Febrero 2017: Poesía

Poesía

Cualquier cosa es tema para un poema:
Un catálogo de equipo de boxeo, un collage de otros poemas,
El rastro serpentino del incienso, la piel de un ciervo, viejos zapatos puntiagudos patituertos,
El paisaje urbano de vidrio y acero, los ojos almendrados de un santo, el llanto de pequeñas flores,
La luz del sol sobre paredes blancas, la sombra azul de una mujer encorvada,
Una trampa para ratones que saltó, una gota de sangre en la cuneta, 
El descenso en picada de una gaviota buscadora, la fría bahía cubierta de blanco, el aroma a eucalipto,
El verde pasto de briznas quebradas, los terrones de tierra fértil.
Cualquier cosa es tema para un poema.

Incluso al dormir, escribe un poema.
Cuando camines, escribe un poema.
Mientras ames, escribe un poema.
Incluso votando, escribe un poema.
Cuando estés enojado, escribe un poema.
Mientras sueñes, escribe un poema.

Los sabios dicen bastante en serio a quienes desean conocer el Tao, que más les vale cultivar al poeta que llevan dentro.


La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #33, Defensa

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué clarividencia la de esta reflexión.

Los mejores poemas que he leído jamás sobre la esencia última de la vida y del Tao lo han escrito poetas que se declaran completamente ajenos a la filosofía taoísta. ¡Hay tantos ejemplos! ¡Y tan hermosos!

A mí, sin embargo, que creo estar haciendo camino al andar... no me visita la poesía ni musa alguna.

Anónimo dijo...

De hecho, tal y como propugna Deng Ming-Dao escribí un poema "votando" (en concreto, mientras iba y regresaba del colegio electoral), pero fue un intento lejos de toda clarividencia. Una pena.

Karin Usach dijo...

No sabría decir sobre tus poemas... pero si el anónimo es el mismo en todos los últimos posteos sí diría que escribes bien y al menos yo encuentro poesía en ello

Anónimo dijo...

Gracias por el último cumplido. De todas formas, espero que algún día sea la poesía quien me encuentre a mí.

También necesito que las musas inspiren mis novelas, pero, como no he venido a hablar de mi libro (a diferencia del ínclito Paco Umbral), me mantendré en el anonimato con el compromiso de postear desde la misma posición de respeto que hasta ahora.

De algo debe servirme que trabaje a diario soslayar los peligros del egoísmo ;-).

Mi gratitud una vez más por su labor, Karin.