365 Tao #116, 15 de Octubre 2016: Desenfado

Desenfado

Dos patos anidados en el pasto junto al lago.
Ambos marcados por el mismo púrpura brillante en las alas.
El agua provee alimento, baño y juego.
¿Qué necesidad tienen ellos de erudición?

Los animales no necesitan estudios. Son perfectos sin ninguna necesidad de una larga instrucción. Saben qué hacer por instinto y ejemplo. El Tao siempre está allí para ellos. Los sustenta y los nutre. Para ellos no hay necesidad de estar especialmente conscientes del Tao ni de estudiarlo. No tienen consciencia racional que los separe del Tao.

Es sólo la humanidad la que constantemente se divorcia del Tao. Nosotros, por lo tanto, necesitamos métodos de reintegración. Si pudiésemos ir más allá del entrometido sentido del yo, entonces podríamos conocer el Tao de una manera tan constante y desenfadada como los patos.

"Olvida lo aprendido", dicen quienes siguen el Tao, pero lo que no añaden es que debes primero haber aprendido antes de poder olvidar. Para no ser estorbado por el peso del conocimiento, debes retornar a un estado de profunda intuitividad. Esto no es lo mismo que el mero comportamiento egoísta -hacer sólo lo que tengas ganas de hacer- porque lo más probable es que tus acciones estarían más dictadas por la lujuria, las obsesiones, las compulsiones y los hábitos que por algo natural. Sólo mediante la clarificación del entrenamiento espiritual alcanzarás el nivel de la profunda intuición y la libertad que eso permite.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #288, Horizonte

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos