365 Tao #51, 21 de Agosto 2016: Belleza

Belleza 

Rosas lavanda. 
Encarnan la fragancia. 
Matiz sacerdotal del amanecer, 
Se despliega el espíritu. 

Incluso en el camino al infierno, las flores pueden hacerte sonreír. Son frágiles, efímeras, fieles a sí mismas. Nadie puede alterar su naturaleza. Cierto, puedes destruirlas fácilmente, pero no ganarás nada a cambio; no puedes forzarlas a someterse a tu voluntad. 

Las flores despiertan en nosotros el instinto de protegerlas, de apreciarlas, de resguardarlas. Este mundo es demasiado feo, demasiado violento. Debe haber algo delicado que cuidar. El hacerlo es elevarse sobre lo bestial y avanzar hacia lo refinado. Cuando ofrecemos flores en nuestro altar, estamos ofreciendo un regalo elevado. El dinero es demasiado vulgar, el alimento demasiado prosaico. Sólo las flores son inmaculadas. Al ofrecerlas, ofrecemos pureza. 

La ternura de las flores despierta piedad, compasión y comprensión. Si esa belleza es delicada, tanto mejor. La vida misma es efímera. Deberíamos darnos el tiempo para apreciar la belleza en medio de la temporalidad. 

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #233, Profetas

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Tanto este como el de la araña (http://www.vivirtao.com/2017/02/365-tao-234-20-de-febrero-2017-arana.html), son válidos como meros ejemplos de la compleción del Tao, de la extraordinaria perfección de su pureza. Pero de ellos no se debería extraer una enseñanza excluyente. ¿Es que son menos perfectas las plantas o los árboles que carecen de flores? ¿O acaso lo son menos aún los insectos o pájaros para los que no están diseñadas porque su belleza, néctar y polen florecen en exclusividad para otros?

Efectivamente, como dice el maestro, "deberíamos darnos el tiempo para apreciar la belleza en medio de la temporalidad" pero también para ser capaces, renunciando al dualismo, de apreciar cuánta hermosura y pureza hay en lo feo, en lo vulgar.

Recibe un cordial saludo, estimada Karin.

Karin Usach ha dicho que…
Es cierto lo que dices, y ya verás que hay una meditación en la que habla del excremento :-)
Anónimo ha dicho que…
No me extraña. Lo raro sería que el maestro eludiese el tema.

Leeré con interés esa meditación (cuando toque). Porque, a mi entender, nada está fuera del camino y todo se consagra en su plenitud, incluso los desechos y la podredumbre.

Que tengas un buen día, Karin.

Entradas populares de este blog

365 Tao #87, 26 de Septiembre 2016: Integración

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos