365 Tao #43, 13 de Agosto 2016: Persevereancia

Perseverancia 

Líneas invisibles. 
El pescador repara sus redes 
Y los peces están casi atrapados. 

Si un pescador no tiene una red adecuadamente reparada, su viaje es inútil. La preparación es lo principal en su esfuerzo. Sólo cuando el pescador mantiene sus redes intactas, mantiene su bote reparado, y estudia las condiciones de los peces y de las aguas, el salir a pescar se convierte en una mera formalidad. Entonces los peces caen en sus manos como si fueran guiados por líneas invisibles. 

Cuando parece que no nos está pasando nada alentador, es importante recordar tal perseverancia. El trabajo puede ser una pesadez, el mantener una casa puede ser rutinario, y puede que pensemos que nuestras metas estén bastante distantes. Pero debemos perseverar y prepararnos de todos modos. Eso producirá un paso firme hacia nuestras metas, y mantendrá a flote nuestra fe en los tiempos agitados y amenazantes. 

El saborear los frutos de la perseverancia requiere de madurez y experiencia. Tenemos que cultivar la paciencia, la planificación y la oportunidad. Concentramos nuestros recursos incluso cuando las circunstancias parecen estar en contra nuestra. No descuidamos nada que hayamos puesto en movimiento. Si atendemos a nuestros planes a lo largo de los buenos momentos y de los malos momentos, nuestros planes eventualmente tendrán éxito con la inevitabilidad de los peces atrapados en una red. 

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #225, Prejuicio

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Leer un término como éxito me pone en alerta, incluso cuando hablamos de perseverancia.

Ya sabemos que, tratándose del Tao, el lenguaje humano es insuficiente e imperfecto, pero hay determinadas palabras especialmente tóxicas. Y en la sociedad como la nuestra donde hay tantas personas que lo ponderan todo en función de los resultados, éxito es una de ellas.


En caso de hacerlos, prefiero que mis planes sean fructíferos ;-). Es un vocablo mucho más esclarecido; ¿no te parece, Karin?

Saludos cordiales.

Karin Usach dijo...

Sí, también me gusta más fructífero...
Pero éxito no me molesta. No lo asocio necesariamente a lo que se considera éxito en la sociedad occidental :-)

Anónimo dijo...

Tienes razón, estimada Karin; no lo había valorado desde ese punto de vista. Muchas gracias.