365 Tao #167, 15 de Diciembre 2015: Meditación

Meditación

Siéntate quieto y desconéctate de las actividades normales.
Extrae energía de la tierra,
Admite el poder de los cielos.
Fertiliza la semilla interior;
Déjala brotar en una flor de pura luz.
Y deja que la luminosidad abra la parte superior de tu cabeza:
Luz divina entrará a raudales.
Tu mente está vacía.
La luz se filtra en tu cuerpo entero,
Sentado con las piernas cruzadas, con las manos sujetas,
Como tratando de abrazar la brillante inundación,
Tu piel se vuelve transparente.
¿Cómo puede un saco de piel contener magnitud divina?
Tus últimos vestigios arden en un torrente de infinitud.

Regresas sólo después de un tiempo indeterminado.
Carne, sangre, huesos.
¿Te habías ido? ¿O no estuviste nunca aquí en primer lugar?
¿Dónde está el torrente?
No se ha ido;
Sólo te has cerrado a él una vez más.


La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #349, Agua

Comentarios

daniel ha dicho que…
La cuestión es cómo "amalgamar" esa vida cotidiana, esa exigencia y necesidad de comulgar en una sociedad que se muestra en gran parte sumida en el consumo, en la seguridad y en el confort y en la autodestrucción, , y el cómo uno abraza las tres "coronas" la energía de la médula ósea, el éxito en la vida cotidiana práctica ( éxito es, no sucumbir ante las adversidades y sostener los aciertos) y el Alto Cielo Espiritual...esa trilogía básica es una especie de Padre, Hijo y Espíritu Santo, lo entiendo, lo comprendo, incluso rara vez, lo he experimentado, el misterio es cómo permanecer arriba de la cresta de la ola, el equilibrio, sin caerse, como provocar cierto estallido que nos inunde de manera permanente en términos de conciencia , de luz, de infinito sin fin. Gracias Karim
Karin Usach ha dicho que…
Es muy cierto lo que dices Daniel. Pero tal vez sea un poco ambicioso querer estar siempre arriba de la ola... estar como en un estado permanente de iluminación es como querer convertirse en un buda. Si pensamos en el Taiji como representando el Tao, con el siempre cambiante Ying y Yang, luz y sombra en constante movimiento, vemos que la ola sube y baja, y como un surfista hay que tomarla, subir y bajar y luego comenzar todo otra vez... para hacerlo cada vez mejor. No te amargues si no estás siempre en la cresta de la ola, disfruta el subir y bajar y cuán diestro te vuelves haciéndolo!
Un abrazo,

Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable