365 Tao #155, 3 de Diciembre 2015: Placer

Placer

Pulcro cielo azul cobalto;
Agua como néctar que satisface profundamente.
Aire más dulce que el mejor perfume;
Los rayos del sol calientan a un gato agradecido.

Es difícil creer que la vida es toda para nada. ¿No podemos aceptar la felicidad cuando llega?

Hay que reconocer que hay una gran cantidad de sufrimiento y horror en este mundo. Pero si hemos de aceptar las partes tristes de la vida, también debemos abrazar sus partes buenas. Mientras estemos en este mundo, debemos aceptarlo todo. Si lo que viene a nuestro encuentro es ocasionalmente maravilloso, nadie debería negarnos nuestro disfrute. Todos sabemos que cada subida es seguida por una caída. ¿Por qué sólo mortificarse con terror al futuro? Mientras nos hayamos comportado responsablemente, no hay nada de malo en disfrutar lo mejor que la vida tiene para ofrecer.

Mira a un gato mientras se estira satisfecho al sol. No hay pensamiento sobre el próximo momento, sólo el puro placer del presente. Puedes estar seguro que seguirá siendo capaz de limpiarse, sigue siendo capaz de atrapar ratones, y sigue siendo capaz de hacer todas las cosas que un gato debe hacer. Pero es sin ansiedad, y así es pura y totalmente quien debería ser. Actúa como si fuera el favorito de la naturaleza. ¿Y quien podría afirmar lo contrario?


La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #337, Moderación

Comentarios

Angel Luis Rodriguez ha dicho que…
No cabe duda de que el ser humano debe evolucionar hacia los seres superiores, los animales. Al comer de la frita prohibida nos echaron del paraiso, del tao. Y no sabemos hacer in mundo paralelo. Sólo hay un camino, ser menos yo y mas vacio, desplegar las velas y q el tao te lleve. Q placer cuando lo haces y q rapido se me olvida otra vez. Gracias, karin. Eres mi faro en dias de niebla.
Karin Usach ha dicho que…
Muchas gracias Angel Luis por tu comentario. Es justamente la razón por la que quise traducir estas meditaciones; para mi son un faro y quería que también otros pudieran ver esa luz. Todos nos desviamos un poco de vez en cuando -es difícil no distraerse o pensar que tal vez podríamos tomar un atajo- pero creo que al menos sabes a dónde quieres llegar y confías en la luz del faro, y eso ya es caminar con los ojos abiertos!
Un abrazo,
Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #87, 26 de Septiembre 2016: Integración

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos