365 Tao #133, 11 de Noviembre 2015: Cobre

Cobre

El fabricante de barriles cepilla las duelas en ángulos exactos.
Sus virutas resplandecen a la luz de la tarde.
Une madera fragante,
Acomodando los tirantes como construyendo un arco.
Hasta poner las bandas, no hay barril.

No hay barril hasta que el cobre lo construye. Hasta entonces, hay piezas de madera lisa, virutas, un fondo redondo, y bandas de metal, pero no hay barril. Todas las partes están allí, pero necesitan ser compuestas para tomar forma. Sucede lo mismo con las facetas de nuestra personalidad. Hasta que se mantengan firmemente unidas como una sola unidad, el barril no está completo, y su utilidad no está próxima.

La práctica espiritual puede ser el orden externo que necesita la personalidad. Mientras que tal orden puede ser inicialmente restrictivo, y tal vez sentirse incluso artificial en su arbitrariedad, es absolutamente necesario. Es un medio para un fin. Tal vez al final no necesitaremos tal estructura, pero tampoco alcanzaremos el fin sin los medios. Antes que dejemos la imagen del barril, hay algo más que notar acerca de él. Un barril encierra sólo una cosa: vacío. Con nosotros también es así. Todas las piezas de nuestra personalidad, sin importar qué tan perfectamente formadas estén, sólo encierran lo que está dentro nuestro. Toda práctica espiritual, aunque pueda ligarnos en un todo cohesionado, apunta al vacío del centro. Ese vacío no es nihilismo, sino la posibilidad abierta para que el Tao entre. Sólo con tal espacio tendremos paz.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #315, Alegría

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable