365 Tao #129, 7 de Noviembre 2015: Incertidumbre

Incertidumbre

Patear un guijarro por el borde del camino,
Mirarlo dar tumbos desordenadamente.
Casualidad y azar se vuelven orden.

Hay casualidad en este mundo. Las cosas pasan al azar. Cuando un guijarro es accidentalmente pateado cuesta abajo, no había disposición, no había un plan. Simplemente sucedió -un choque de cuerpos. Algunas personas sostienen que hay orden en este universo, afirmando que "Dios no juega a los dados." ¿Cuál es la relación entre orden y desorden?

Podríamos decir que el azar se vuelve orden. Puede haber un marco general para las cosas -como la procreación, por ejemplo- pero dentro de ese marco, tenemos la azarosa combinación de células que da cuenta del vigor y la creatividad del sistema. De igual modo, podemos tener algunas constantes en un sistema, como la fuerza de gravedad, pero dentro de las restricciones de ese sistema, hay casualidad. Uno se pregunta si eso significa que todo tiende hacia el desorden.

Para que eso fuera cierto, tendría que haber habido orden en primer lugar. ¿De dónde vino? ¿Cómo fue impuesto? ¿O siempre hubo desorden y azar inherentes en el universo, y de algún modo se volvieron parte del tejido de la realidad? Quienes siguen el Tao dicen que no hay una forma definitiva de resolver esta interrogante. Están más interesados en aceptar el hecho de que siempre hay incertidumbre en el universo y trabajar con eso. Para ellos, incorporar la incertidumbre a la vida está en el corazón del Tao. Es cuando se sienten más humanos.


La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #311, Pequeñez

2 comentarios:

daniel dijo...

con ésto me siento totalmente de acuerdo, casualmente comentaba en mi anterior entrada que por veces las Meditaciones sobre el tao se tornan muy precisas sobre el devenir del mundo,en un cómo actuar sobre la faz de la tierra para asegurarse algún tipo de beneficio o éxito, como aduciendo algún tipo de sabiduría en cierto esquema de leyes de precisión, mientras que aquí se expresa el azar, el desorden, la incertidumbre como meridianos de los acontecimientos en el universo a los que el hombre ha de someterse y de algún modo aceptar para ser totalmente humano, es por lo cual fracasar, derrumbarse, finitud, ceguera son también posiciones intrínsecas inevitables por más que se tengan o se aprueban o se ejerciten modos y leyes a su contrario.

daniel dijo...

hola Karin, desde mi último comentario no he recibido más las meditaciones diarias ¿algún inconveniente?gracias, un saludo.