365 Tao #19, 20 de Julio 2015: Iniciativa

Iniciativa 

No nos confundamos 
Con la realidad caleidoscópica. 
Usando sabiduría y coraje al actuar, 
No sumemos a la confusión. 

El mundo es una tormenta de una miríada de realidades, pero no podemos permitirnos ser arrastrados al vórtice. Hacerlo es estar perdidos y perder el verdadero centro, donde vendrá todo entendimiento. Debemos actuar, pero de la forma correcta. 

La acción debe ser guiada tanto por el intelecto como por la experiencia. Aprendemos de maestros, de los mayores y de los demás. Pero también debemos poner a prueba en el mundo lo que hemos aprendido. No es suficiente simplemente meditar, y no es suficiente sólo tener un conocimiento teórico. Necesitamos ambos para ser sabios. 

Sólo cuando se combinan la sabiduría, el coraje, la oportunidad y la perseverancia uno puede tener bases sólidas para la iniciativa. La acción debe ser completa. Debe ser limpia; no puede dejar malas ramificaciones o rastros persistentes. Un acto que deja en su estela destrucción, resentimiento, o desorden es un acto pobre. Entonces la iniciativa es insuficiente y el Tao no ha sido logrado. 

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #201, Apariencias

Comentarios

daniel ha dicho que…
los yerros de una enormidad de cuestiones a la vista del mundo en conflicto hacen generar las dudas de índole pràctico acertivas. he pasado y sigo muchos años tratando de cambiarme pero como se me decia en za-zen antes de sentarte en el zafu sabe que ya estás derrotado...palabras más palabras menos, el mundo de lo insondable pareciera ser sólo para algunos muy pocos y con cierta sospecha aún todavía cuando estas actividades se han transformado en profesiones lucrativas hasta verdaderas empresas de lo orbe mundial. Pues alguna vez he leído por estos sitios que la necesidad de un Maestro físico es necesaria, desde ya, también he tenido varios, y será que la resultante de la expectativa personal está contaminada por la misma distorsión que la genera, sigo sintiendo que la verdadera espiritualidad, tal como se la proclama en su sencillez perfecta y exitosa, es prácticamente ajena a la especie humana, amén de lo tanto que se haya escrito y dicho a la fecha. También alguna vez he comentado por estas columnas cuándo uno ha de abandonar en tanto se alientan los resultados de la práctica sobre los que siempre se nos alienta a continuarla y en tanto se nos alienta a decirnos que no se han de perseguir los resultados, paradoja mortal, al menos, para algunas personas quizá obsesivas de continuidad. Gracias por todo.
Karin Usach ha dicho que…
Creo que te entiendo Daniel...
Dos granitos de arena. Cualquiera puede ser tu maestro si estás atento a aprender y aunque deseable porque facilita las cosas, no creo que sea imprescindible "el" maestro porque uno puede tener varios de los cuales aprender distintas cosas y tal vez indirectamente. Por ejemplo para mi ha sido tremendamente importante la práctica de Karate en un Dojo serio, y de ese aprendizaje se derivan muchos aprendizajes espirituales. Mi Sensei y mi Sempai me enseñan no sólo Karate sino filosofía y espiritualidad. Segundo, lo importante es profundizar, avanzar, ganar en comprensión, no hay necesariamente que aspirar a un estado de perfección que caiga en la manía.
Un abrazo,
Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable