365 Tao #362, 28 de Junio 2015: Vacío

Vacío 

El polvo no se puede acumular
Si allí no hay espejo.
 

Algunos han comparado a un alma pura con el brillo inmaculado de un espejo perfecto.

Otros han replicado que si no hay espejo en primer lugar, no puede haber algo que mancillar. El alma está vacía. 

No deberíamos pensar sobre nuestras almas como algo discreto y separado del resto de la creación. Somos, en efecto, uno con todo, por lo que no hay necesidad de pensar en nuestras almas como entidades aisladas. 

Así, es el concepto de un alma como ente separado lo que está vacío. 

Es imposible vivir en este mundo y no ser mancillado por él. El polvo rojo se asentará sobre ti sin importar qué tan frecuentemente lo limpies. Es bueno procurar la pureza, pero si concibes la pureza como una lucha contra la mugre y el polvo del mundo, te condenas a ti mismo a la obsesión y a la futilidad. La única manera de lograr pureza real es darte cuenta de tu unicidad esencial con todas las cosas. Si tú eres uno con todo, entonces incluso la mugre es pura. Para que eso pase, debes trascender todas las distinciones en ti mismo, resolver todas las contradicciones. Con este borrón, el alma brillante como espejo y el polvo son ambos disueltos en una única pureza. 

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #179, Guerra

Comentarios

daniel ha dicho que…
"la única manera de lograr pureza real es darte cuenta de tu unicidad esencial con todas las cosas. Si tú eres uno con todo, entonces incluso la mugre es pura. Para que eso pase, debes trascender todas las distinciones en ti mismo, resolver todas las contradicciones"
entiendo que "el darse cuenta de la unicidad" sólo se alcanza resolviendo todas nuestras contradicciones, las que sobreentiendo son de carácter sicológico-mental.
Resolver todos nuestros problemas de carácter cotidiano, digamoslo también así.
Ahora qué es primero en tanto el problema estimula la contradicción y la contradicción estimula el problema. ¿yo soy la contradicción y el problema a la vez?
Disculpas por si no estoy siendo demasiado claro. ¿Los problemas que tenemos son reflejo de nuestras contradicciones no resueltas?
Karin Usach ha dicho que…
Hola Daniel, creo que esto apunta más bien a la superación de la dualidad. Los conceptos de limpio y sucio, bueno y malo y tantos otros se acaban al ser uno con el Tao (estar iluminado). Qué es lo sucio o lo limpio, lo bueno o lo malo? Desde la dualidad vemos las manifestaciones como opuestas o como contradicciones, desde la unicidad esencial los vemos como lo mismo. Te aclara?
Un abrazo,
Karin
daniel ha dicho que…
sí, tus alcances me aclaran -lo oscuro- aunque por veces el concepto de "iluminación" se me hace demasiado evidente, tanto como imposible de allanar. En términos generales "la iluminación" carece de sentido "práctico" el conseguir algo ya de por sí puede mancillar la búsqueda, componerla de espectativas ¿y cómo si no? Por veces siento que "olvidar-se" de toda la terminología adscripta a la cuestión espiritual ( y quizás de todas sus prácticas) sería un acceso inmediato a eso que buscamos. Pero uno ya está "contaminado de sed" y entonces...cómo olvidarse
Como que el Santo es más Santo si él mismo no lo sabe...todo ésto lo digo a cuento de que nunca -finalmente- he estado con un Santo Vivo a mi lado ( aunque se me ha dicho que quizás no esté preparado para advertirlo (?)), sino más bien con personas que parecieran estar iluminadas por lo que dicen, y por lo que me provoca con lo que dicen, por el interés de "alcanzar eso que dicen"
todo ésto ES REALMENTE ASI? ¿acaso la iluminación no es un supremo obstáculo?
...disculpas siempre, siempre, no quiero incrementar con palabras y cavilaciones autoseductoras -o no- pero siento necesidad a la vez de pronunciarlas. Siempre muy agradecido hacia UDS. Saludos. Daniel
Karin Usach ha dicho que…
Si, entiendo tu punto sobre cuánto el ego es el motor que no lleva a querer alcanzar esa "iluminación". Si espiritualmente esa "iluminación" la vemos como una especie de epifanía espiritual, yo la veo más como un paso un poco más allá de la sabiduría, como una especie de combinación de profunda sabiduría y armonía que da paz. Si la vemos así, quitando la espectacularidad o la "santidad" que mencionas podríamos entender que aunque el ego sea el motor para alcanzarla este queda vencido en el camino, no hay espacio para el ego cuando te iluminas. No sé cómo se logrará finalmente ser un ser "iluminado" pero si he tenido algunos pequeños momentos de "comprensión" de algunas cosas que son como una combinación de un palo en la cabeza (al fín entendí!) y una gran alegría y paz, y que ese momento cambia para siempre cómo ves algunas cosas. Es cierto lo que dices de las expectativas, que es una forma de apego. Uno trabaja sobre si mismo para mejorar e idealmente alcanzar la iluminación. Si la pensamos en pequeñas dosis de comprensión y no como un estado de santidad el ego puede perder el interés pero a la larga ganamos la guerra. La alusión va porque en las artes marciales es lo mismo, el camino del budo busca no tanto perfección última sino perfeccionarnos a nosotros mismos cada vez otro poco más. Como reflejo del Tao, ese yo mejorado no sólo tiene que ver conmigo sino también con cuánto comprendo al entorno, y eso en definitiva hace que no sea suficiente sólo mirarse el ombligo.
Un abrazo,
Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #87, 26 de Septiembre 2016: Integración

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos