365 Tao #284, 11 de Abril 1025: Ambiente

Ambiente 

¿Cómo puedes vivir 
Con el constante ruido del tráfico? 
¿El hedor de la basura? 
¿La vista de edificios en vez de montañas? 
¿El movimiento de calles en lugar de ríos? 
¿La textura del pavimento en vez de la de la tierra? 

Hay algunas áreas metropolitanas famosas por su poder, su sofisticación, su historia, su sitial en la civilización. Esos lugares no pueden ser además centros espirituales. Sólo necesitas verlos con los ojos y el corazón abiertos. ¿Cómo puede algo sagrado enraizar allí? 

El ruido del tráfico es constante. A toda hora del día o de la noche, ese estruendo distractor, ese temblor subyacente trastorna lo sutil. El aire no es transparente sino que está lleno de polvo y hollín. Sobre todo cuando hace calor, el hedor de la basura pudriéndose emerge desde los cimientos como el olor de la lepra. La tierra no puede respirar, sofocada debajo de concreto, asfalto, acero y chatarra. 

Algunas de las personas que viven en estos lugares se interesan en la espiritualidad. Quieren saber si es posible alcanzar niveles elevados en ambientes profundamente urbanos. La respuesta es no. No es posible llegar a estar completamente realizado en un entorno urbano. Obtener la realización implica el logro de estados psico-físicos especiales. Esto requiere del cultivo del silencio y de la familiaridad con lo sutil. Cuando el estruendo de la ciudad es todo lo que hay, ¿cómo puede escucharse la canción de lo divino? 

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #101, Concentración

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #87, 26 de Septiembre 2016: Integración

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos