365 Tao #156, 6 de Diciembre 2014: Muriendo

Muriendo

Las pesadas frazadas la aplastan,
Blancas madejas cubren su cara curtida.
Atrapada en el entumecimiento del tiempo que se estrecha,
Los ojos enceguecidos por la gasa,
Robóticos suspiros hacen eco en su coma.
Los metálicos silbidos del respirador artificial son
La extraña violencia de la compasión moderna.

¿Qué hacemos cuando aquellos que nos importan profundamente están muriendo mientras nosotros seguimos viviendo y trabajando? Podríamos estar tentados de satisfacer nuestros propios sentimientos de injusticia, tristeza, o miedo, pero deberíamos pensar primero en aquellos que están muriendo. Tenemos la responsabilidad de estar con ellos.

No dejes que otros mueran en soledad. No importa qué tan irónica sea tu vida en comparación con su morir, actúa para ellos como ellos ya no pueden actuar. Si extienden la mano buscando alguna manera de sobrellevar su inminente final, no necesitas tener palabras floridas. Meramente estar con ellos, tal vez tomándoles las manos, es elocuencia suficiente. La muerte puede estar cerca, pero cualquier cantidad de tiempo antes de que llegue es precioso.

Los momentos de la vida no son degradados por la muerte. El sólo observar y afirmar es bueno. Después de todo, la muerte nos espera a todos. Sólo el valor que le damos a cada minuto determina la calidad de la vida. Si podemos aceptar eso, entonces ninguna vida es arruinada por la muerte.


La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #340, Contexto

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer