365 Tao #243, 1 de Marzo 2014: Diálogo

Diálogo

Todavía hablo dormido.
Todavía sueño.
¿Cómo puede haber perfecta tranquilidad
Cuando mi cerebro es tan ruidoso?

Llevamos un constante diálogo dentro nuestro. Ese es el origen de nuestros problemas.

La misma palabra diálogo significa hablar entre dos partes. No podríamos tener un diálogo interior a menos que haya una división en nuestras mentes. Todos tenemos dos lados; mientras no estén unidos, no podemos lograr la integridad que requiere la espiritualidad.

Incluso con años de auto cultivo, no es fácil domar la mente desenfrenada. Podría parecer que uno ha logrado perfecto control en todas las situaciones de vigilia, sólo para encontrar turbulencia sin fin durante la meditación y al dormir. Ese es un signo de un logro incompleto. La perfección debe ser total.

El proceso de perfección es largo y debe ser metódico. Aunque debemos esforzarnos al máximo, nunca debemos arriesgarnos a reprimirnos. En efecto, más que encerrar los aspectos más desagradables o rebeldes de nosotros mismos, debemos sacarlos y examinarlos. La diaria introspección trae armonía a todas nuestras facetas. Aquellos aspectos que son malos pueden ser disueltos. Aquellos que son provechosos pueden ser cultivados. Este esfuerzo tomará muchos años, pero de esta forma gradual, nos arreglamos con nuestra mente subconsciente y nos liberamos de la oposición y el conflicto. 


La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #60, Celibato

Comentarios

Santiago ha dicho que…
Karin, sólo quería darte las gracias por tu trabajo. Tu mail diario para mi es mi "maestro tao", mi pequeña "diaria introspección". Mi vida actualmente (trabajo, familia...) no me ofrece mucho tiempo para mi crecimiento personal. Por eso esas pequeñas diarias reflexiones cargadas de sabiduría son para mí puro alimento para mantener mi espiritualidad en forma. Un abrazo, Santiago.

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable