365 Tao #354, 20 de Junio 2013: Estiércol

Estiércol

El estiércol es un excelente abono.
La vida tiene excremento.
 

Cuando riegas tus plantas, a veces tienes que alimentarlas. El estiércol es una excelente forma de alimentar a las plantas. 

¿No es gracioso? Algo tan repulsivo cuando se pega en tus zapatos es así de importante para sustentar la vida. 

En los campos, todo se conserva. La tierra negra ayuda a hacer crecer las cosas. Cultivamos vegetales, comemos vegetales, excretamos vegetales, y le devolvemos los desechos a la tierra para que los vegetales puedan crecer otra vez. Con razón se dice: Todo es solamente prestado. 

Lo mismo es cierto para las desgracias, los fracasos y las decepciones de la vida. Si entendemos la importancia del estiércol, comprendemos que nada es verdaderamente un desperdicio. Todo puede ser útil si se aplica correctamente. Por lo tanto, incluso las cosas malas en la vida pueden convertirse en el fertilizante que nos ayude a crecer y a hacernos fuertes. 

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #171, Altar

Comentarios

Santiago ha dicho que…
Cuanta Sabiduría y cuanta claridad!

Como buen católico, llevo 50 años rogando a Dios que me libre del estiércol cuando en realidad este estiércol es el fertilizante que nos ayuda a crecer!

Qué equivocado estaba! Que claras que veo las cosas ahora!

Gracias por ayudar a transmitir esta sabiduría !
Karin Usach ha dicho que…
Me alegra mucho Santiago!

Es realmente sabiduría el poder tomar distancia y ser capaz de ver cómo lo que en un principio nos parece un inconveniente o una desgracia termina siendo lo que necesitábamos.

Me alegra que estas meditaciones de Deng Mig-Dao te ayuden en el camino de la sabiduría.

Un abrazo,

Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos