365 Tao #299, 26 de Abril 2013: Existiendo

Existiendo

La niebla convierte al mundo en una pintura vaga.
Incluso los árboles cercanos están medio ocultos.
Pero un solitario cuervo no deja de gritar;
Protesta por estar en ese sueño.
 

Una y otra vez los sabios nos dicen que este mundo no es sino un sueño. 

Cuando uno despierta en mañanas de niebla, con la bruma ocultando valles y cerros, con los árboles y edificios del pueblo asomando como diáfanas apariciones, podríamos incluso estar de acuerdo con ellos. ¿No vimos este mismo incierto espejismo en las colinas de Vermont? ¿La hondonada del valle del Río Yangtzé? ¿Las calles de París? ¿No se mezclan las memorias con el sueño y convierten la realidad en una fantasmagoría?

El mundo es un sueño del que no hay escapatoria. 

En este sueño quieto, hay un cuervo llamando. No para. Cuando todo lo demás está congelado en el amanecer sepulcral, este pájaro continúa gritando. Tal vez se da cuenta del mismo sueño. Protesta a toda voz. 

Los antiguos tenían la realidad exterior por irreal. Pero también está la realidad interior. Algunos de nosotros no aceptamos fácilmente las condiciones de esta existencia. Tenemos ojos para ver, pero también tenemos voz para refutar el engaño existencial. 

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #116, Realización

Comentarios

Pablo Diaz ha dicho que…
Hola Karin, espero que todo esté bien. Muy gráfica y simpática la reflexión en esta ocasión. Es algo que tengo el privilegio de vivir casi todos los días, los cuervos graznando a la salida del sol, los tres cantos de los mirlos... no tiene precio, aunque disiento con el parecer de Deng Ming-Dao. Nunca me pareció que los cuervos se quejen de nada, más bien me parece que se ríen muy a gusto por el nuevo amanecer y por la que es su primera comida del día: los restos de las cacerías y rapiñas ocurridas durante la noche ¿no?. Un abrazo y buena suerte.
Karin Usach ha dicho que…
Hola Pablo
La verdad es que concuerdo contigo que puede ser que los cuervos celebren más que quejarse... pero entiendo la licencia poética que se está dando el autor :-)

Qué bueno que vivas en un lugar donde escuchar cantos de pájaros sea algo cotidiano. Yo también tengo la suerte de vivir en un lugar tranquilo y muchas veces escucho pájaros... claro que soy muy ignorante y no tengo idea de cómo se llaman y a quién corresponden los diversos trinos. Qué vergüenza...

Un abrazo grande,

Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable