365 Tao #277, 4 de Abril 2013: Íntegro

Íntegro 

Detesto como viene este pollo 
Todo embolsado en plástico 
Sin cabeza ni patas; 
Cogote, corazón, hígado y mollejas 
Ensartados en su cavidad. 
No es de extrañar que la gente se sienta desconectada. 

A la gente tradicionalista le gusta ver al animal entero cuando van a comprar sus comidas. En culturas en que los contactos personales son más significativos y la cercanía a la tierra es una forma de vida, no es ninguna sorpresa el que la gente esté interesada en una relación completa con su comida. La compran o la cultivan, la cosechan, la limpian y la cocinan –todo antes de comerla con gratitud. No se ponen sentimentales respecto de su comida –lo práctico es entender que matamos para sobrevivir- pero dan gracias por lo que ha muerto para sustentarlos. 

Hoy en día tenemos una relación muy incompleta con nuestra comida. No vemos dónde algo crece, comemos alimentos fuera de estación, compramos comida preparada por alguien que ni siquiera conocemos. Hay una gran potencia en conocer tu alimento, en saber de dónde vino, en prepararlo con tus propias manos. Ese alimento, ya sea vegetal o animal, murió por nosotros. Lo menos que podemos hacer es participar concienzudamente y con respeto. 

En la actualidad es bastante común que las personas se sientan aisladas. Lamentan no tener amigos, no tener experiencias genuinas, no tener un sentido de quienes son. Si hasta al alimento que consumimos y a la forma en comemos le falta integridad, entonces ¿como sentiremos plenitud en el resto de nuestras vidas? 

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #94, Práctica

Comentarios

Pablo Diaz ha dicho que…
Hola Karim, espero que todo bien. Después de unos días desconectado he leído los textos que tan gentilmente publicas. Este me ha llamdo poderosamente la atención el lo que respecta a confundir sentimentalismo barato con respeto y conocimiento de la verdad de la vida y muerte de animales y plantas, en cantidades inimaginables para servir de alimento, de cobayas, de diversión... quizás se podría empezar por conocer, tomar conciencia y sobre todo respetar. También ocurre con las personas pero, esa "es otra historia...". Un saludo y buena suerte.
Karin Usach ha dicho que…
Hola Pablo
Estoy de acuerdo contigo. Creo que con la toma se consciencia puede eliminarse la crueldad.
No sé si eres vegetariano. Yo no lo soy, consumo huevos y pescado; muy ocasionalmente otras carnes. Sí soy bastante naturista, y trato de comer lo menos procesado posible. Creo que debemos agradecer nuestro alimento, y tomarlo en serio además.
Un abrazo,
Karin

Pablo Diaz ha dicho que…
Hola Karin, un saludo. No, no soy vegetariano. Como homínido soy omnivoro, al igual que nuestros primos evolutivos los simios y primates, en eso nos parecemos mucho. No nos parecemos nada en la fascinación humana por el vertido de sangre y el infligir sufrimiento gratuito a otras criaturas. Recuerdo el razonamiento de Nietzsche: "los monos son demasiado buenos para que los hombres desciendan de ellos". Un abrazo y buena suerte.
Karin Usach ha dicho que…
Tampoco entiendo la crueldad contra cualquier otro ser vivo. Supongo que es una especie de enfermedad del alma.
Un abrazo,
Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos