365 Tao #245, 3 de Marzo 2013: Jardín

Jardín

El calor cegador divide la noche del día,
clava cortas sombras en la tierra fecunda.
Verdes zarcillos, cargados de judías,
Se enrollan alrededor de rústicas rejillas de bambú.
Flores violetas se abren eróticamente de par en par entre hojas aterciopeladas:
Una sola calabaza contiene los sueños del mundo entero.

Hay gran satisfacción en hacer crecer tu propio alimento. Estás cerca de la tierra. Usas los elementos básicos -agua, luz solar, tierra, aire, y plantas- para tu trabajo, tu sustento y tu placer. Cuidas tu jardín desde los semilleros hasta las plantas maduras, atendiéndolo, podándolo, desmalezando. Año tras año ves ir y venir los ciclos, desde germinar a cosechar a marchitarse, a sembrar otra vez. Comes tus plantas para vivir. A ti no te importa y a ellas no les importa. Algún día tú volverás a esa tierra, de regreso al suelo abrasado por el sol, y te convertirás en alimento para las plantas. Es el camino de toda vida, y está todo muy de acuerdo.

Quienes siguen el Tao dicen que toda realidad es como una serie de círculos anidados: los microcosmos dentro de los macrocosmos. Lo que está a mano es un microcosmo de lo que está lejano. ¿Por qué buscar el Tao por todas partes? Está todo contenido en las semillas de la calabaza creciendo en tu jardín.


La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #62, Interpretación

Comentarios

Pablo Diaz ha dicho que…
Hola y un saludo. Bonita reflexión y fácilmente observable. Siempre he pensado que las personas tenemos un serio problema de "ombliguísmo" y una imparable tendencia hacia lo ilusorio y la sobrevaloración, de lo que sea, no importa. Un marcado sentido de lo épico, lo milagroso, lo asombroso. Sin embargo creo en que precisamente por estar a la vista y siempre en el mismo sitio, es que no lo vemos. La solución al crucigrama es tan simple que no nos lo creemos, no queremos admitir que "no somos para tanto". Tampoco somos para menos. "Todo en su justa medida rezaba el principio pitagórico". Un saludo y buena suerte para todo el día.
Karin Usach ha dicho que…
Gran reflexión Pablo. A veces nos reprochamos el no centrarnos, el no conocernos bien y profundamente y al mismo tiempo sufrimos de un egoísmo asombroso cuando todo lo que no importa es lo que nos pasa y cómo nos pasa... En fin, las contradicciones y complejidades del ser humano...
Un abrazo,
Karin
Pablo Diaz ha dicho que…
Hola y un saludo, seguro que si aparte de las piruetas mentales y la facilidad que tenemos para justificar lo que sea, incluso lo injustificable. Siempre andamos dando "palos de ciego" o dando "palos" haciéndonos los ciegos. Gnosce te ipsum, "conócete a ti mismo" rezaba en el pórtico del oráculo de Delfos. Lo terrible es descubrir que al encenderse de repente la luz, el cadáver que se encuentra encima de la mesa sobre el que practicamos nuestra particular "autopsia somos nosotros mismos. Un abrazo y buena suerte.
Karin Usach ha dicho que…
Muy cierto Pablo... muchas veces no nos miramos en detalle por el miedo que nos produce descubrir verdades que nos incomodan.
Un abrazo para ti también!
Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #281, 8 de Abril 2017: Sin Esculpir