365 Tao #88, 27 de Septiembre 2011: Interpretación

Interpretación 

Al sabio cuyas palabras son ambiguas lo llamas grandioso.
A los que abogan por disciplina, los rehuyes. 
Con uno, tratas las palabras de la forma que tú quieres. 
Con el otro, resientes el no tener cuartel.

Es desafortunado que necesitemos las palabras del sabio. Aunque son esenciales cuando comenzamos un camino espiritual, pueden causar problemas porque deben ser interpretadas para ser entendidas. Porque las palabras son imperfectas, cada generación se reescribe a si misma.

A la gente le encanta la ambigüedad, especialmente cuando se trata de religión. Pueden interpretar las cosas de la manera que quieran. Si no les gusta la forma que se le da a una enseñanza en particular, inventan maneras de rodearla, que es por lo que tenemos tantas autoridades, escuelas y sectas.

No es casualidad que los sabios más venerados estén muertos. No están por aquí para corregir nuestras nociones equivocadas, para cambiar sus enseñanzas, ni para cometer errores que pudiesen mitigar nuestra reverencia. Cristo, Mohammed, Buddha, Lao Tzu -¿cuántos de nosotros somos realmente devotos a la sabiduría que personificaban? ¿O los hemos convertido en meras pantallas sobre las que proyectamos nuestras propias ideas?

Es importante pasar tiempo con un maestro vivo, uno que pueda corregir errores y disciplinarte. Pero el objeto de dicho estudio no debería ser la creación de una nueva ortodoxia. Tu meta debería ser, en cambio, el llevarte a un estado de independencia. Todas las enseñanzas son meras referencias. La verdadera experiencia es vivir tu propia vida. Entonces, incluso las más sagradas de las palabras son sólo palabras.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #270, Barriendo

Comentarios

Alex ha dicho que…
Estoy muy de acuerdo con lo que dice acá Ming-Dao, yo también pienso que es importante tener un maestro vivo, que te muestre aunque sea un poco de tu propia Luz. Tengo la suerte de tener dos grandes maestros espirituales pero aún así he podido comprobar que si uno es verdaderamente humilde puede encontrar sabiduría en cualquier persona, hay que estar muy atento y despiertos para lograr esto. De todas maneras hay que recordar que cuando el alumno este preparado aparece el maestro (En ambos sentidos...) Saludos Karin :-)
Karin Usach ha dicho que…
Yo también he tenido suerte. Reconozco que en un principio mis maestros eran los libros, pero la madurez trajo consigo más humildad y afortunadamente también aprendo de personas. He tenido maestros pero más bien como en un puzzle, cada uno en ciertos ámbitos. Lo que me indica que al parecer aún no estoy lista para mi gran maestro espiritual. Tengo que seguir preparándome!

Un gran abrazo Alex.

Entradas populares de este blog

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable