365 Tao #39, 9 de Agosto 2011: Preocupación

Preocupación

La preocupación es una adicción
Que interfiere con la compasión.

La preocupación es un problema que parece proliferar. Tal vez es por la naturaleza de nuestra demasiado avanzada civilización; tal vez es una medida de nuestra propia degeneración espiritual. Cualquiera sea el origen, está claro que la preocupación no es útil. Es el cáncer de las emociones -el interesarse llevado a la compulsión. Corroe cuerpo y mente.

No hace ningún bien el decir, "No pienses en eso." Sólo te preocuparás más. Es mucho mejor seguir caminando tu senda, cambiando lo que puedas. El resto debe ser disuelto en compasión. En este mundo de niños con inmunodeficiencias, injusticias raciales, desequilibrios económicos, violencia personal y conflictos internacionales es imposible dedicarse a los intereses de todos. Cuidar de ti mismo y hacer algo bueno por aquellos con quienes te encuentras es suficiente. Eso es compasión, y debemos ejercitarla incluso frente probabilidades aplastantes en contra.

Cuando te encuentres con un problema, ayuda si está en tu poder hacerlo. Después que hayas actuado, retírate y despreocúpate de eso. Sigue tu camino sin nunca mencionarlo a nadie. Así no hay preocupación, porque ha habido acción.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #221, No Dualidad

Comentarios

natan ha dicho que…
Hola Karin, muy interesante, cómo todas, sobre todo coincido con..."Cuidar de ti mismo y hacer algo buieno por aquellos con quienes te encuentras es suficiente..."
Natan
Alex ha dicho que…
"La preocupación por el otro es hoy la más profunda y revolucionaria idea"

Esa si que es una verdadera preocupación. Interesante la meditación de hoy. Gracias, saludos.
Karin Usach ha dicho que…
Gracias Natan, gracias Alex.
Es un tema muy interesante, sobre todo cuando tenemos la tendencia a sentirnos responsables y culpables por todo. Ayuda el pensar que sirve el que actuemos en nuestro ámbito más inmediato.
Un abrazo a los dos,
Karin
Antoni C. ha dicho que…
Muy profunda la aparente paradoja que nos presenta Ming-dao. No hace mucho me dijeron que la tan famosa frase de "conócete a ti mismo", en realidad, la traducción más exacta sería "cuídate a ti mismo".

Voy a intentar, pues, "ocuparme" de las personas y de lo que sucede en el mundo, en lugar de "pre-ocuparme" de ello.

Un abrazo.

Antoni C.
Karin Usach ha dicho que…
Así es Antoni, hay una enorme diferencia entre "ocuparse" y "preocuparse".
En eso Deng Ming-Dao tiene una postura muy similar a la de Ayn Rand, filósofa del objetivismo.

Un abrazo,

Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable