365 Tao #356, 23 de Junio 2011: Rusticidad

Rusticidad

La risa de los campesinos es descomplicada.
La risa de los citadinos está llena de oscuros matices.
La ambición de los campesinos es hacer crecer bien sus cultivos.
La ambición de los citadinos es superar a otros.
La alegría de los campesinos es participar de las estaciones.
La alegría de los citadinos es alcanzar sofisticación.

Cuando ves gente urbana en la campiña, con frecuencia los puedes oír burlándose de la simplicidad de los campesinos. Después de todo, tenemos tantas palabras para mofarnos de ellos: pueblerino, palurdo, campesino, paleto, patán, montañés, bruto, zoquete, cabeza de repollo, simplón. Si uno se detiene a pensarlo, ¿son esas descripciones peores que neurótico, compulsivo, estresado, ambicioso, ladino, astuto, obsesivo, ávido de dinero, o nuevo rico?

Quienes siguen el Tao celebran la vida campestre por sobre la difícil existencia en las ciudades. Aunque ciertamente no podemos regresar a un modo de vida exclusivamente agrario, es beneficioso para nosotros considerar el ideal agrario. La vida de ciudad es una construcción mental que colapsa una vez que dejamos de hacerla realidad.

Afánate en las ciudades, si debes hacerlo. Pero no olvides que hay poco valor último en ello. No olvides tu alma, y no olvides que un marco rústico es la mejor manera de mantener tu alma.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #174, Culto

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable