365 Tao 289, 16 de Abril 2011: Fusionarse

Fusionarse

Toma el sol. Colócalo en tu corazón.
Toma la luna. Colócala en tu barriga.
Baja la Osa Mayor.
Fusiónate con la Estrella del Norte.

Hemos transitado desde consideraciones distantes sobre dioses a una más orientada al interior. En el pasado, nuestra relación era vista verticalmente: La gente estaba en una posición subordinada y los dioses eran supremos. Sin mucho esfuerzo, podemos ver que este punto de vista era un reflejo de definiciones feudales y emociones infantiles.

En contraste, quienes siguen el Tao declaran que los dioses no existen.

Pensar que esto es blasfemo es no captar el punto. Mas bien, quienes siguen el Tao buscan una relación con lo divino en la cual no hay división. Están buscando un estado de unicidad.

Si la gente es una con su dios, entonces por lógica no hay división entre ellos. Si no hay división entre ellos, entonces ellos son dios y dios es ellos. Esto no quiere decir que una persona pueda hacer todas las cosas que los dioses supuestamente son capaces de hacer. En cambio, alcanzan un estado de existencia y comprensión donde no hay distinciones, miedos o incertidumbres acerca de lo que es divino.

Es por eso que a veces contemplamos el traer las estrellas a nuestra existencia misma. Queremos fusionarnos con el Tao. En esencia, nos volvemos Tao y el Tao se vuelve nosotros.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #106, Desenfado

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Es curioso. Recuerdo que con tres años intentaba agarrar el sol y me lo llevaba al corazón.
Nadie me lo había enseñado. ¿Tendrá algún sentido?
Karin Usach ha dicho que…
Sabiduría de tu alma. Desde otras vidas?

Entradas populares de este blog

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos