365 Tao #255, 13 de Marzo 2011: Indefinido

Indefinido

La primavera fue una época de declaraciones arrogantes.
Llegando el otoño, uno encuentra pocos absolutos.
La vida es misterio y ambigüedad,
Hacia el invierno, eso ahora parece agradable y confortable.

Cuando joven, uno hace intentos heroicos. El mundo seguramente se inclinará ante nuestra voluntad, pensamos, y seguramente haremos grandes contribuciones. La injusticia social será corregida. Las grandes preguntas serán contestadas.

Una vez fui a ver a una maestra escritora. Retirada hacía tiempo, canosa y frágil, ella evidenciaba no obstante un mente aguda y perspicaz. Yo era un escritor novato. Ella había editado a cientos de grandes autores. La salpiqué con todas mis ansiedades y le hice todas las preguntas que mis maestros nunca contestaron. A la mayoría de mis preguntas ella sólo contestaría con un "Sí." Ella sabía todas las respuestas, y sabía todas las excepciones, y sabía que lo mejor que una persona mayor podía decirle a alguien joven era "Sí." Sí, la afirmación. Sí, como en sigue explorando. Sí, como en que no hay respuestas últimas.

Yo solía presionar por una resolución inmediata a los problemas diarios. Ahora, ya no soy tan ansioso. ¿Está la ciencia en lo cierto sobre las cosas, o lo está la religión? ¿Existe el bien y el mal a un nivel metafísico? ¿Hay un dios, o hay muchos dioses, o ningún dios? Existen cientos de respuestas a estas preguntas. Son todas conocidas, pero nadie se pone de acuerdo. Hoy pienso que todo está muy bien. Que hayan cientos de respuestas sin que alguna de ellas sea enteramente correcta. El formular la pregunta ya es suficiente.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #73, Afirmación

Comentarios

Nancy Ana ha dicho que…
"La vida es Misterio y Ambigüedad. Un siempre -SI- afirmando que no hay ni habrán respuestas últimas. Solo buscando el TAO, se puede trascender más allá de todo, hasta de los símbolos más sagrados que el hombre pueda conocer, hacia ese vacío, esa luz donde formular la pregunta ya es suficiente para que resuene como un eco con respuestas que no necesitan ser expresadas que solo son respuestas del corazón"
Gracias Karín, por llegar así con estas maravillosas meditaciones, que son como un hablar con uno mismo en lo más profundo y sagrado del ser.
josé De la Cruz ha dicho que…
Perdon por ser tan indiscreto,solo pregunto con el respeto que se merecen,creen vosotros en un ser supremo que nosotros llamamos Dios, pues se dice que Dios es un todo,y la filosofía del Tao dice que Tao significa todo, universo, camino,sendero,e leido en un libro que en nuetro cerebro el punto Dios,se puede decir que Dios es todo?
josé De la Cruz ha dicho que…
Soy sincero srita.me gustan sus reflecciones solo hya una que me dejo inquieto es una que se refiere a la UTOPIA,en el Salvador seguimos creyendo en una utopía,de ver a nuestro país sin violencia sin muerte ya que a diario son 25 muertes las que se dan,y en la refleccion dice que no existe la utopía,creo que lo pueden decir los paises que no tienen esos problemasy esa estadistica me a tocdo a mi en el 2006 me asesinaron a mi hija las maras que me podria usted refleccionar en cuanto a esa situacion
Karin Usach ha dicho que…
Gracias Nancy Ana por tus hermosas palabras.

A tí José, los Taoístas no creen en Dios como un "ser supremo" en el sentido jerárquico y paternalista de las religiones monoteístas como la Judía, Cristiana y Musulmanas, pero sí creen en el Tao, que si lo entendemos como la fuerza primigenia que produce todos los fenómenos del universo, que es invisible pero omnipresente, que otorga el hálito de vida... bien podríamos llamarlo dios. Y los nombres no importan realmente.

Perder una hija como tú la perdiste ha de ser uno de los dolores más horribles que puedo imaginar, y sé que no hay palabras que puedan proporcionar consuelo. En el caso de una desgracia tal, el Taoísta se pregunta en primer lugar si hay algo que haya hecho o que haya dejado de hacer que lo llevara a esa situación. Si lo hay, aprende la lección y sigue adelante. Si no lo hay, entiende que existen hechos fortuitos que a veces nos afectan terriblemente, pero que son fortuitos, que no hay un plan de los dioses detrás de ellos ni un destino fatalista, simplemente la mala suerte de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. El Taoísmo propone vivir el dolor aceptándolo y luego tratar de dejarlo ir, aprendiendo lo que uno pueda de ese dolor, entendiendo que siempre después de tocar fondo las cosas tienen que mejorar. No es nada fácil cuando se trata de seres queridos, porque nos aferramos a su recuerdo, y soportamos el dolor porque pensamos que es la manera de seguir conectados, y porque los deshonraríamos si finalmente los dejamos ir. Pero debemos hacerlo. El Taoísta cree que es uno con el origen y con todas las almas, y algún día volveremos a esa fuente y estaremos unidos en consciencia otra vez.

Sobre tu esperanza de ver un El Salvador más justo y humano, eso no es una utopía, es una causa por la que merece la pena trabajar. Utopía sería si pensáramos que nunca más habrá ni un crimen, ni un robo, ni un pobre, ni un enfermo, ni una persona infeliz; porque en todas las sociedades tenemos todo tipo de personas y hay males que han existido siempre. Con la evolución de los seres humanos y de las sociedades las penurias son más llevaderas y los horrores menos frecuentes, pero siempre los hay, siempre los habrá. Utopía es pensar que existe un sistema perfecto para una sociedad perfecta. Esperanza y trabajo social nos pueden acercar a una sociedad más equilibrada, más solidaria, más pacífica, más próspera y más justa.

Te ha tocado una vida con eventos muy dolorosos, que probablemente han templado tu espíritu para hacerlo más fuerte y sabio.

Un abrazo a los dos,

Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable