365 Tao #142, 20 de Noviembre 2010: Ocio

Ocio

Gorjeo de pájaros, vanguardia de la lluvia que viene,
Ladridos que atraviesan raudos la aldea en penumbras.
El humo eleva una columna a través de los pinos,
Familias contentas cenan tras ventanas doradas.

El pulso de la vida se mide en los huecos, los intervalos entre los eventos. Si quieres ver el Tao, debes discernir esos espacios. Eso requiere de ocio, de la posibilidad de sentarse y contemplar, de la oportunidad de responder a los impulsos internos.

Si puedes encontrar un lugar al que retirarte, puedes hacer una vida en que el Tao te inundará. Afuera en el bosque o en las montañas, o incluso en pequeños pueblos donde el tiempo anda a paso lento y la gente es sensible a la naturaleza, existe la posibilidad de conocer lo hondo y lo profundo. Sólo cuando tienes el tiempo para acumular una fe y una creencia inquebrantables puedes atisbar el Tao, en el que hay descanso y un sentido natural de lo que está bien.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #324, Mosaico

Comentarios

Javier ha dicho que…
El disfrutable "aqui y ahora", el único momento real. Que hermoso es tener conciencia de ese instante, porque en él transcurrimos la vida.
Quien sabe detenerse allí, sabe que no existe otra cosa. El ocio se convierte en vida.
Karin Usach ha dicho que…
Si, sobre todo cuando podemos disfrutar del ocio que sentimos que merecemos, porque cuando teníamos que trabajar trabajamos con la mente puesta en la tarea.

Lamentablemente muchas veces trabajamos distraídos en nuestras ensoñaciones y los momentos de ocio los estropeamos pensando en el trabajo que pensamos deberíamos estar haciendo.
Javier ha dicho que…
Cuando fué que nos equivocamos ?
Comenzamos a crear un mundo mental alejándonos de la naturaleza.
Pero que dichoso me siento de estar dandome cuenta y perparandome para regresar al camino correcto, al torrente del Tao.
Karin Usach ha dicho que…
Creo que cuando niños estábamos inmersos en el Tao, y cuando perdimos la inocencia comenzamos a equivocar el sendero. Comenzamos a enrollarnos en la complejidad sin darnos cuenta cómo nos anudábamos. Cuesta zafarse del amarre, bien por ti que vuelves al buen camino!

Entradas populares de este blog

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos