365 Tao #98, 7 de Octubre 2010: Despedida

Despedida

Nos separamos en el cruce de caminos,
Te vas con tus alegrías y problemas,
Yo con los míos. Solo, miro hacia el camino.
Cada uno debe caminar su propia senda.

Los senderos de las personas se unen por un tiempo que se hace corto cuando comparten amistad, pero ello no le resta valor a esos momentos. Debemos aprovechar el apoyarse y el compartir de una manera mutuamente beneficiosa. Siempre que tomemos algo de otro, deberíamos tratar de dar algo a cambio. Esto es fundamental. Nadie debería descansar en otra persona, o esperar que otro lo cargue una larga distancia por el sendero. Los amigos deberían caminar codo a codo por tanto tiempo como dure su viaje, sin volverse dependientes uno del otro.

No debería haber ninguna obligación. Si puedo ayudar a alguien a hacer algo, debería hacerlo sin vacilar, sin expectativa de deuda o recompensa. Si hay algo que necesito aprender y mi compañero puede enseñármelo, debería aceptarlo con humildad. Nadie "posee" el conocimiento. Debería ser compartido libremente.

La despedida es inherente a todo encuentro. Nada dura para siempre. La fugacidad es lo que le da intensidad a la vida. Cada persona es responsable por sí misma. No hay otro camino a caminar que el tuyo propio.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #280, Medida

Comentarios

Mariuz ha dicho que…
Yo creo que uno siempre tiene expectativas,tal ves en diferentes niveles, pero siempre están. La mayoría de las veces con un simple gracias es suficiente, pero siempre he pensado que el equilibrio es el camino que me hace más sentido. Si alguien me ayuda me nace tratar de devolver el favor.

Con respecto a la despedida, aunque uno no quiera, todo tiene un fin, pero en parte esa es la gracia, ya que "nos obliga" a disfrutar más cada minuto, sobre todo con lo amigos y a veces (no siempre) es demasiado agradable volver a encontrarse con personas que marcaron nuestra vida.
Karin Usach ha dicho que…
Si, es muy difícil no formarse expectativas, que es básicamente en lo que consiste el desapego.

Creo que en esta meditación va más por el lado de que si hago algo por alguien, fue mi decisión hacerlo, y no debería considerar que el otro está en deuda conmigo. Hay quienes te hacen favores y luego te los cobran con intereses... No es la idea. Tampoco es la idea el hacerse el tonto con los favores recibidos.

Como bien dices, el camino del equilibrio es el más sensato. Y el de disfrutar de las cosas buenas mientras duren.

Un abrazo,

Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable