365 Tao #52, 22 de Agosto 2010: Incorformismo

Inconformismo

El mundo es deslumbrante,
Sólo yo soy apagado.
Otros se esfuerzan por el logro,
Yo sigo un sendero solitario.

Los seguidores del Tao son inconformistas. Los convencionales etiquetan nuestro comportamiento como errático, antisocial, irresponsable, inexplicable, extravagante, y a veces escandaloso. Nosotros escuchamos otras voces, respondemos a nuestros propios impulsos internos. No estamos interesados en las normas sociales; sólo nos importa seguir el Tao. No importa si nadie puede entendernos, porque somos nutridos por algo que la mayoría de la gente no siente. Despertar a esta exhortación interior, y distinguir los impulsos espirituales de los meramente instintivos, es una de las metas cruciales del auto cultivo.

Todos tenemos muchas voces, personalidades, ambiciones y tendencias dentro nuestro. La habilidad de distinguir entre ellas, y la habilidad de silenciar todas las voces excepto la del Tao, es imperativa si uno ha de alcanzar este estado del ser. Una vez que uno está en contacto con el verdadero Tao, no hay dudas, y las murmuraciones de otros no pueden tener ningún efecto. Uno está tan cómodo como un niño en el pecho de su madre.

Mientras uno más camina en el Tao, más interesado está en la auto perfección. Todo lo que importa es el cultivo constante para estar con el Tao. Este es un sendero solitario. Hay otros que siguen el Tao, pero no siempre es posible encontrarlos. Es por eso que se debe ser lo suficientemente sensible para oír el llamado y lo suficientemente fuerte para caminar el solitario sendero.

La meditación de hoy para el hesmisferio norte es la #233, Profetas

Comentarios

Nancy Ana ha dicho que…
Hola Karín:
Cada día disfruto mucho más cada meditación y le voy encontrando aparte de profundidad, significado a lo que en mí parecía fuera de foco.
Esta de "Inconformismo" especialmente ha producido en mi un "Gran Suspiro", pues aunque ya lo he ido superando, pero hubieron experiencias que me hacían sentir tan mal frente al formalismo de los demás y a no poder cumplir de corazón protocolos y etiquetas establecidas.
¡Ufffffffffffff! ¡Qué Paz tan grande!!!!; haberte encontrado y seguir esta forma de autocultivo me hace sentir viva al 100%

Saludos de Luz desde el corazón.

Nancy Ana
Karin Usach ha dicho que…
Me alegra mucho Nancy Ana!
A mi también me pasó así con el Tao... había cosas que al principio no me decían mucho, o que encontraba un tanto raras y que tiempo después tenían todo el sentido del mundo. Uno entiende cuando está listo para entender...

Un gran abrazo,

Karin
Anónimo ha dicho que…
Hola Karin,
No sabes cuanto disfruto al leer lo que TU publicas del TAO... no soy un iniciado ni un estudioso del mismo, pero con el curso del tiempo, la espiritualidad, de muchos y diversos orígenes se me hace más cercana.
Muchas gracias, espero y aliento a que continues.
Abrazo, César
Karin Usach ha dicho que…
Gracias César. La espiritualidad es una sola, pero sí tiene muchas formas y lenguajes. Me alegra que estas meditaciones también te acerquen a lo sagrado que hay dentro de tí. Estos trozos de taoísmo que nos ofrece Deng Ming-Dao también me hablaron a mi, y me permitieron conciliar mi enorme racionalismo con mi tímida espiritualidad; y es por eso que quise publicarlos.

Un abrazo,

Karin

Un abrazo,

Karin
mercedeS ha dicho que…
Hola Karín:
Desde que encontré tu blog te sigo diariamente desde España.
Cuánta riqueza y cuánta sabiduría hay en este camino espiritual del Tao.
Encontrarlo ha sido para mi una grata y necesaria revolución interior.
Gracias a ti y al autor de estas meditaciones por obsequiarnos con este regalo que no tiene precio.
Un abrazo grande de corazón a corazón.
Karin Usach ha dicho que…
Gracias Mercedes!
El que le sirva a gente como tú me anima a seguir y a esforzarme por publicar incluso cuando la agenda parece indicar que es prácticamente imposible porque no cabe nada más.
Un gran abrazo,

Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable