365 Tao #4, 5 de Julio 2010: Reflejo

Reflejo

Luna sobre agua.
Siéntate en soledad.


Si las aguas son plácidas, la luna será reflejada perfectamente. Si nos aquietamos, podemos reflejar perfectamente lo divino. Pero si nos involucramos sólo en las actividades frenéticas en las que participamos cotidianamente, si buscamos imponer nuestros propios esquemas sobre el orden natural, y si nos permitimos estar absortos en opiniones egocéntricas, la superficie de nuestras aguas se volverán turbulentas. Entonces no podemos ser receptivos al Tao.

No hay esfuerzo que podamos hacer para aquietarnos. La verdadera quietud viene naturalmente de momentos de soledad en que dejamos que nuestra mente se asiente. Tal como el agua busca su propio nivel, la mente gravitará hacia lo sagrado. El agua turbia se volverá clara si se le permite quedarse tranquila, y así también se aclarará la mente si se le permite estar en calma.

Ni el agua ni la luna hacen ningún esfuerzo por lograr un reflejo. De la misma manera, la meditación será natural e inmediata.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #187, Artista

Comentarios

Galo ha dicho que…
Muy interesante, algo que me atrae mucho del Tao es cómo hace ver de otra manera lo que aparentemente aparece como quietud y pasividad, la intensidad y fuerza que existen en todo lo que es natural y no forzado. La verdad te felicito otra vez porque es muy interesante esta página. Saludos!
Karin Usach ha dicho que…
Tienes razón Galo. En nuestro atareado mundo hemos olvidado lo constructivo y necesario que puede ser el ocio. Los griegos lo tenían en alta estima, así que no me parece que sea occidente quien no lo valore, sino que la "modernidad" ha impuesto un ritmo tan acelerado que no nos damos el tiempo para parar un minuto, y si lo hacemos hasta nos sentimos mal a veces por no estar siendo "productivos".

La mirada taoísta es más sabia y se da cuenta de que necesitamos detenernos para encontrar el camino. Si caminamos o corremos sin parar no nos daremos cuenta de cuando tomemos desvíos; y paradójicamente mientras más corramos, más lejos estaremos de donde queríamos ir.

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable