365 Tao #364, 30 de Junio 2010: Mañana

Mañana

Mañana.
Nuevo día.
La alegría del nacimiento.

Todo lo que necesitamos es la mañana. Mientras haya amanecer, existe la posibilidad de que podamos enfrentar todas nuestras desgracias, celebrar todas nuestras bendiciones, y vivir todos nuestros esfuerzos como seres humanos. La espiritualidad es algo que se ha vuelto necesario en estos tiempos problemáticos. Sin embargo es inherentemente superflua. La necesitamos para recordarnos a nosotros mismos, para reafirmarnos, para integrarnos, para realizarnos. Si simplemente pudiésemos reconocer el misterio de la noche y la gloria de la mañana, no necesitaríamos ni civilización ni espiritualidad.

En lo más simple, la vida comienza con el amanecer. Esa es bendición suficiente. Esa es felicidad suficiente. Todo lo demás se vuelve plenitud inmensurable. Al amanecer, arrodíllate y agradece este evento maravilloso. Podríamos pensar que las mañanas son tan comunes que no son dignas de veneración, ¿pero te das cuenta de que la mayoría de los lugares del cosmos no tienen mañanas? Este evento diario es nuestra suprema bondad.

Saluda el amanecer. Ese es tu milagro para presenciar. Esa es la belleza suprema. Eso es lo sagrado. Ese es tu regalo del cielo. Ese es tu señal de profecía. Eso es saber que la vida no es fútil. Eso es iluminación. Ese es tu significado en la vida. Esa es tu directiva. Ese es tu consuelo. Eso es la solemnidad del deber. Eso es inspiración para la compasión. Eso es la luz de lo supremo.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #182, Fluir

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable