365 Tao #83, 22 de Septiembre 2009: Despedida

Despedida

Tú y yo asumimos que era para siempre
Cuando nos volvimos compañeros.
Pero ahora, triste, te estás yendo.
El cielo se vuelve amarga incandescencia
Insatisfecho con la resignación.

Hay épocas en las que hemos sido lo suficientemente afortunados para tener compañeros en nuestro camino espiritual, pero el momento de la despedida viene muchas veces sin ser bienvenido. Cuando nuestros amigos deciden partir, frecuentemente quedamos con dudas, confusión, y a veces culpa. Cualquiera puede dejar el sendero. No sufrirán condenación; sólo caminarán un sendero diferente.

La regla para los seguidores del Tao es esta: Caminen el sendero juntos mientras sea posible, y cuando deban separarse, nunca retengan a su compañero.

¿Debería uno intentar no tener sentimientos respecto de los amigos? Después de todo, los sabios constantemente nos advierten contra los apegos. Sin embargo, la emoción es parte de lo que nos hace humanos. Puede que entendamos filosóficamente por qué un compañero debe marcharse, pero no hace falta negar nuestros sentimientos al irnos caminando solos.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #265, Inocencia

Comentarios

Ana ha dicho que…
Hola!!!
Muchas gracias por estas meditaciones que recibo a diario en mi correo y que siempre me enseñan tanto.
Aunque nunca comento, estoy aquí todos los días. He entrado a comentar en esta porque me ha ayudado a entender mejor el controvertido tema del apego.
Si no te importa, me gustaría conocer tu opinión personal sobre ello.
Un abrazo,
Ana
Karin Usach ha dicho que…
Hola Ana

Gracias por tu comentario!

Creo que el tema del apego es una de las diferencias importantes entre el Taoísmo y el Budismo.

Según lo entiendo yo en el Budismo lo que se busca es no desear para no apegarse a los deseos ni a las cosas y así no sufrir.

En el Taoísmo el concepto de desapego viene por el lado de aceptar que las cosas cambian y que no siempre son como uno quiere. Así, el desear no es malo porque nos da la motivación para lograr cosas, pero uno debe desear con desapego... es decir, hacer lo que uno cree necesario para lograr lo que quiere, pero aceptar que el resultado puede ser cualquiera. La estrategia es tratar de sintonizarse con el Tao para tener la sabiduría de entender y aceptar.
Con la aceptación se logra el desapego. O al menos así es como lo entiendo yo...

Un abrazo,

Karin
Ana ha dicho que…
¡Gracias!
Precisamente estos días estoy leyendo a Tolle que también habla de la aceptación en esos términos, qué curioso.

Saludos,

Ana

Entradas populares de este blog

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #303, 30 de Abril 2017: Envejecer

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable