365 Tao #334, 31 de Mayo 2009: Cucharón

Cucharón

Cucharón de bambú, cuenco de granito.
Corteza de hielo sobre el entintado embalse.
La luna resplandece en el cuenco
Hasta que la plenitud se escurre.


Algunas personas son como cucharones. No importa qué traten de recoger, termina escurriéndoseles otra vez. Para ese tipo de personas es extremadamente difícil acumular algo en la vida.

Si tú eres como el cucharón, aún mayor razón para concentrarte en los recursos que tienes. La pobreza de cualquier clase no necesita ser un elemento disuasivo si sabes cómo utilizar la riqueza que posees. Debes abrazar tu destino, trabajar con él, y aprovecharlo.

En última instancia, realmente no podemos asir nada de forma permanente en la vida. Nacemos desnudos, morimos desnudos, y a decir verdad vivimos desnudos. Lo que tomamos para nosotros –nuestra ropa, nuestra riqueza, nuestras relaciones- son externas a nosotros. Nos son fácilmente quitadas por una golpiza del destino.

Tratamos de internalizar nuestras experiencias y nuestro entendimiento. Incluso eso podemos perder por el estrés, la senilidad, una memoria pobre, el pensamiento desorganizado, drogas o un shock. En verdad, todos somos cucharones. Lo poco que la vida nos ofrece gotea y se escurre.

Quizás incluso la más pobre de las situaciones es rica, porque toda la futilidad de la vida nos lleva a abrazar el Tao. Después de todo, es mayor que todos los infinitos y más sutil que la menor de las briznas. Sentirlo requiere de gran fortaleza. Notarlo requiere la delicadeza de una libélula. Cuando te canses de aferrarte a la vida, encontrarás los medios para entrar en el Tao.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #149, Pivotar

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #156, 4 de Diciembre 2016: Inseparable

365 Tao #184, 1 de Enero 2017: Emplazamiento

365 Tao #66, 5 de Septiembre 2016: Ciclos