365 Tao #324, 21 de Mayo 2009: Mosaico

Mosaico

Cornalina, lapislázuli y jade,
El muralista compone su cuadro
Un centímetro a la vez.
Sola, cada pieza es preciosa;
Unidas forman un todo invaluable.


No lejos de donde crecí, había un muralista cuya especialidad era el mosaico. Aceptaba encargos desde todo el mundo y también colaboraba con varios artistas famosos en sus murales y esculturas. Tenía botes y cubos llenos de toda clase de materiales fascinantes. Algunos eran de vidrio rojo, azul y amarillo. Otros eran de elaborada cerámica esmaltada. Unos pocos eran piedras como lapislázuli, turquesa, malaquita y obsidiana. Algunos incluso tenían reflejos de oro y plata, y esos serían los primeros en brillar cuando él enjuagara el cemento.

Dios puede estar en los detalles, pero también es importante conocer el panorama general.

Aquí es donde el muralista es tan buen ejemplo. El sabía cómo tenía que ser el conjunto, y sin embargo tenía la suficiente concentración para montar enormes retablos hechos de pequeños centímetros cuadrados. Esto es conocer ambos, lo pequeño y lo grande. Sigue su ejemplo y nunca serás mezquino; sin embargo no perderás de vista la relación entre lo microcósmico y lo macrocósmico.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #139, Matrimonio

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #246, 4 de Marzo 2019: Árbol

365 Tao #140, 18 de Noviembre 2019: Disentir

365 Tao #231, 17 de Febrero 2020: Orden