365 Tao #301, 28 de Abril 2009: Unicidad

Unicidad

Si derribo las murallas, estaré rodeado
Por el jardín.
Si rompo el dique, el agua me inundará.
La meditación no ha de estar separada de la vida.


La tarea de seguir el Tao es la de dejar de hacer distinciones entre uno mismo y el mundo exterior. Es sólo por un tema de conveniencia el que etiquetemos las cosas como internas y externas. En efecto, es sólo en una etapa primaria que debemos hablar de un Tao al que seguir. Porque la verdadera iluminación es darse cuenta de no de que hay un Tao para seguir, sino que nosotros mismos somos Tao.

Esa comprensión llega después del simple quiebre de una pared, demoliendo la noción equivocada de que hay algo inherente en esta vida que nos separa del Tao. Una vez que la pared se ha roto, somos inundados por el Tao. Somos Tao.

¿Continuamos meditando una vez que hemos llegado a entender esto? Lo seguimos haciendo, pero ya no es una actividad aislada y solitaria. Es parte de nuestra vida, tan natural como respirar. Cuando puedes llegar a la comprensión de que no hay diferencia entre tú mismo y el Tao y que no hay diferencia entre la meditación y las actividades “comunes”, estás entonces bien encaminado para ser uno con el Tao.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #116, Realización

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #64, 3 de Septiembre 2018: Desatado

365 Tao #1, 2 de Julio 2018: Comienzo

365 Tao #39, 9 de Agosto 2018: Preocupación