365 Tao #281, 8 de Abril 2009: Sin Esculpir

Sin Esculpir

Un vez que la escultura está terminada,
Es demasiado tarde para cambiarle los brazos.
Sólo con un bloque en bruto
Existen las posibilidades.

No es fácil criar niños. Tienes que establecer el ejemplo todo el tiempo. A veces es importante tanto para el niño como para quien lo cuida entender que un niño no debe hacer ciertas cosas que el adulto hace. Eso no es hipocresía. Es sabiduría.

Hubo una vez un niño que respondiendo a las amonestaciones de su padre le dijo, “Tú haces las mismas cosas.” El padre llevó a su hijo al taller de un escultor de figuras para el templo. En el patio habían grandes bloques de alcanfor y palo de rosa. Dentro del taller habían deidades en distintos estados de terminación, desde dioses con marcas recientes del cincel hasta obras maestras brillantemente pintadas y doradas.

“Soy mayor que tú,” le dijo el padre, “soy más como una de esas esculturas terminadas. Tengo mis logros y tengo mis defectos. Una vez que la estatua ha sido tallada, no podemos cambiarle la posición de lo brazos.”

“Pero tú, hijo mío, eres como las piezas de madera en el patio, aún por tomar forma. No quiero que tengas los mismos defectos que yo, así que no te permito hacer ciertas cosas. Mírame. Sí, dices que sigo haciendo ciertas cosas, ¿pero eso no te demuestra lo difícil que es enmendar un error una vez que está grabado en ti? No me copies, y no cometas los mismos errores que yo cometí. Sólo entonces te desarrollarás más bellamente que yo.”

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #96, Constancia

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #64, 3 de Septiembre 2018: Desatado

365 Tao #1, 2 de Julio 2018: Comienzo

365 Tao #362, 28 de Junio 2018: Vacío