365 Tao #226, 12 de Febrero: Repetición

Repetición

Las cuentas de mi rosario están enhebradas en mi esperanza de vida.
No se me permite saltar ni una sola cuenta:
A veces la cuenta es una semilla. O un hueso.
O jade. O sangre seca. O semen. O cristal.
O madera podrida. O la reliquia de un sabio. U oro.
O vidrio. O un prisma. O hierro. O greda. O un
ojo. O un huevo. O estiércol. O una pelota. O una
piedra. O un durazno. O una bala. O una burbuja.
O plomo. O pura luz.
No importa qué sea la próxima cuenta, debo
contarla,
Practicar mis diarias austeridades.
Repetir. Repetir. Repetir.
Hasta que la repetición se vuelva resistencia.

La gente raramente entiende el poder de la repetición. Lo que se repite una y otra vez puede volverse perdurable; lo que es hecho en un momento es rara vez duradero. Si los granjeros no se ocupan de sus campos todos los días, no pueden esperar una cosecha. Lo mismo es cierto de la práctica espiritual. No son las grandes declaraciones o la colorida iniciación lo que significa algo. Es el continuo diario vivir de una vida espiritual lo que tiene significado. Nuestro progreso puede variar de aburrido a espectacular, pero debemos aceptar ambos. Cada día y todos los días deberían estar enlazado uno con otro, enhebrados en una larga línea de cuentas de rosario.

En la vida, uno no sabe cuántas cuentas has contado ya, y no sabe cuántas más han de seguir. Todo lo que importa es palpar la que viene a ti ahora y tomar el significado espiritual de ese momento con el corazón.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #43, Perseverancia

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #64, 3 de Septiembre 2018: Desatado

365 Tao #246, 4 de Marzo 2019: Árbol

365 Tao #81, 20 de Septiembre 2018: Navegar