365 Tao #215, 1 de Febrero: Declinar

Declinar

La niebla enfría el cielo a gris,
Las noches llegan más temprano.
Todos conocen el declive,
Pero poco disciernen sus bordes.

Aunque es verano y hay varios cálidos meses por delante, es posible sentir que los cielos ya han comenzado a descender. Casi imperceptiblemente, la fruta está madurando en los árboles y las noches se están alargando una vez más. Es demasiado pronto para hablar de otoño, y sin embargo la próxima estación está en camino.

¿Por qué nunca nos preparamos para el deterioro? Todos nos damos cuenta de que es un fenómeno válido -sabemos sobre la caída de los imperios, del envejecimiento de los héroes, de la disminución de nuestra propia habilidad -pero no siempre estamos conscientes de que acerca. Frecuentemente nos damos cuenta demasiado tarde que estamos en un período de declinación, y no estamos preparados. Se necesita una persona sabia para percibir el momento en que las cosas comienzan a cambiar.

El verano no se desvanece en un día. Nuestras acciones deben estar en concordancia con los tiempos. Tal como la declinación del verano es gradual, así también nuestras acciones deberían guardar relación con el ritmo del cambio. Aunque la declinación pueda estar aproximándose, debemos calcular qué tan rápido o tan lento se están moviendo los eventos. Si somos demasiado precipitados -como quien nota la primera brisa fresca e inmediatamente se pone la ropa de invierno- estaremos reaccionando en forma exagerada. Es importante pensar en el declinar como algo natural e inevitable. Por lo tanto no deberían haber valores emocionales comprometidos con ello. Simplemente sucede, y eso es todo.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #32, Ubicuidad

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #64, 3 de Septiembre 2018: Desatado

365 Tao #246, 4 de Marzo 2019: Árbol

365 Tao #81, 20 de Septiembre 2018: Navegar