365 Tao #87, 26 de Septiembre: Integración

Integración

Quédate quieto para conocer lo absoluto.
Se activo para conocer lo exterior.
Los dos brotan de la misma fuente,
Todo en la vida es una totalidad.

En la quietud, uno busca el Tao absoluto. No hay ni belleza ni fealdad en él. Porque no tiene opuestos, es llamado absoluto. En contraste, nada en este mundo es absoluto, porque todas las cosas que experimentamos son relativas.

Buscar lo absoluto puede estar entre nuestras mayores metas, pero no puedes quedarte en tu cojín de meditación para siempre. Tienes que salir y explorar la vida también. Esta es la investigación del Tao exterior -ese aspecto del Tao que fluye a través de toda existencia. No debes dejar de explorar cualquier cosa que te interese. Cualquier habilidad que desees dominar debería ser aprendida. Cualquier tema que excite tu curiosidad debería ser examinado. Cada inseguridad debería ser superada. Cada pregunta debería ser respondida. Si no haces esto, no puedes fluir libremente con el Tao exterior: Cada una de tus incertidumbres será un obstáculo.

Inicialmente, parecerá que no hay conexión entre tu tiempo meditando y las cosas externas en tu vida. Después de todo, los maestros mismos enfatizan la diferencia entre lo espiritual y lo social. Pero eventualmente, llegarás a un punto en que la quietud de la contemplación y la actividad de la vida se integran. Entonces no hay ansiedad sobre si uno está viviendo o no una vida espiritual. Te das cuenta de que es todo parte de la misma totalidad.

La meditación de hoy para el hemisferio norte es la #29, Compromiso

Comentarios

Cristhian ha dicho que…
Karin, sigo en silencio tu esfuerzo de traducción, GRACIAS. Hoy frente a la pobreza que me rodea me pregunto ¿siento dolor por los demas o siento dolor por mi al ver los demas? ¿tengo que fluir con ello o del propio TAO me llegan los vientos para cambiar?

Saludos, Cristhian
Karin Usach ha dicho que…
Hola Christian

Ya sea que sientes dolor por los demás o por tí mismo al ver sufrir a otros, el origen del dolor es el mismo: un problema que está más allá de tu control.

Lo único que puedes hacer es colaborar con tu granito de arena para mejorar una situación que es tan antigua como la humanidad.

Aporta con lo que puedas, y deja ir el dolor. No te aferres a él. Tampoco lo uses como escudo o como excusa.

El Tao te da la sabiduría y las herramientas para enfrentar mejor las situaciones cotidianas. Si cambio es lo que necesitas, tienes que estar atento para percibir el viento y fluir con él.

Un abrazo,

Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #246, 4 de Marzo 2019: Árbol

365 Tao #140, 18 de Noviembre 2019: Disentir

365 Tao #262, 20 de Marzo 2019: Soledad