365 Tao #84, 23 de Septiembre: Intelecto

Intelecto

Los eruditos, borrachos de palabras y oscuros significados,
Tejen una enredada red de concordancias.
La simple práctica jamás se les ocurre.
Renuncia a la educación, y el mundo será mejor.

Hay muchos que buscan el Tao a través del intelecto. Se deleitan en miles de concordancias, buscan similitudes en todas las religiones del mundo, conducen doctas discusiones para cautivadas audiencias. Pero alcanzarían la verdad más rápido si vincularan sus pensamientos a la experiencia.

El intelecto es inherentemente dualístico. Hace distinciones y crea nuevas conexiones entre conceptos y llama a eso "significado". Este tipo de pensamiento analítico es extremadamente limitado frente al Tao, el cual no es totalmente racional, no es totalmente cuantitativo, no es totalmente descriptible. Aunque la mayoría de los seguidores del Tao son cultos, se dan también cuenta de que el intelecto no es sino uno de los aspectos en lo que debe ser una aproximación multifacética al Tao.

Se dice que uno debe renunciar a la educación, no porque deberíamos ser tontos, sino porque debemos buscar un nivel de consciencia más allá del intelecto. Debemos estudiar, pero no al punto que el énfasis en la experiencia y la meditación se pierda. Si podemos combinar el intelecto y la experiencia directa con nuestra mente meditativa, no habrá entonces barreras para la percepción sin palabras de la realidad.

Comentarios

Karin Usach ha dicho que…
Hace años, esta meditación me golpeó como tren. Mi búsqueda siempre había sido intelectual, racional.

Tomé consciencia de la limitaciones de la mente y de los trucos que nos juega, y aunque ella todavía domina, al menos intento vivir a través de todos los sentidos.
Erich B. ha dicho que…
Ese el el poder de la Cultura, querida Karin.

El tema es muy estimulante y tiene muchas aristas, pero termina finalmente en lo que implica no tener en cuenta el etnocentrismo en que nos desplazamos cuando nos sentamos a reflexionar sobre un fenómeno determinado. Por ese motivo la razón (esa cualidad en la que descansa nuestra noción de lo humano en Occidente) es tan poco útil en lo que a la vida misma se refiere. Por ejemplo, en términos de lo que significa la esfera de la religión, es la cultura la que nos propone una plataforma. Por supuesto, no nos la propone en términos "racionales", sino más bien en términos de tradición. Así, por lo pronto, yo no necesito saber (racionalmente) si el párroco tiene efectivamente o no una conexión con Dios. Yo simplemente sé que es así porque es la tradición la que así lo indica.

En síntesis, las búsquedas racionales se dan dentro del plano limitado de la razón y, por ese motivo, no conducen a nada, sino a seguir "razonando" sin encontrar respuestas. My two cents :-)

Que estés muy bien Karin.
EB
--
Karin Usach ha dicho que…
Querido Erich

Muchas gracias por el aporte!

Tal vez esa sea una de las razones por las cuales no soy buena oveja de rebaño y no calzo bien en ninguna religión... simplemente mi mente (o mi ser) se niegan a "saber" por tradición.

Puedo hacer propia una tradición, pero tengo que entenderla y aceptarla primero. Y aún así, para mi tendrá sólo el peso que le de su validez intrínseca.

La vida me sería más simple si pudiese aceptar sin cuestionar; pero no puedo (es mi herencia occidental). Y aún sabiendo lo muy limitada que es mi razón no puedo prescindir de ella. No he llegado a la iluminación necesaria. Pero al menos no niego los misterios que no puedo comprender; y trato de intuirlos, de buscar otras maneras de vivirlos y comprenderlos.

Tal vez algún día, si logro estar en sintonía con el Tao, encuentre las respuestas.

Un abrazo,

Karin
Erich B. ha dicho que…
Bueno, la gente que se acerca a tradiciones culturales diversas, normalmente es porque ha pasado por mucho cuestionamiento previo a eso. Y -esto es un fenómeno muy interesante- es la misma razón, en su limitado alcance, la que les señala ese camino como apropiado. Por supuesto, no estoy insinuando algo como que "yo estoy en lo correcto y tú no", sino más bien hablar de un punto de vista respecto del tema.

Me parece que las personas no podemos apropiarnos de una tradición cultural ajena. He estado mirando tu blog con mucha curiosidad estas últimas semanas. Evidentemente, yo no soy insensible al poder de las palabras en estas reflexiones, y siento que cada noche gano algo nuevo. La cultura no se acepta; no es necesario entenderla, a menos que estés en la posición de articular alguna política pública o algo así. Pero eso es otro tema.

Por supuesto yo he vivido búsquedas que probablemente sean de la misma naturaleza que las tuyas. Fueron algunas experiencias intelectuales (¡paradójicamente!) las que me llevaron al estado actual. Sería muy pretencioso hablar de madurez, pero por lo menos vivo en armonía y me siento bien. Por supuesto, cosas pasan alrededor que uno no puede controlar... (y esas las tú las conoces).

Yo no te conozco, pero por lo pronto me imagino que, como todos, naciste con todo lo necesario para vivir la vida de buena manera. Además, ¿nunca escuchaste eso de que "ingorance must be bliss?

La vida ES simple en esencia.

Cuídate mucho Karin y suerte en todo.
EB
--
Karin Usach ha dicho que…
Querido Erich

No solo acepto bien todo tipo de comentarios, sino que me encanta recibirlos. El explicar a otros tus propios pensamientos es una forma de aclararlos, y siempre se enriquecen con los puntos de vista de un otro que tenga más de dos dedos de frente, y tú los tienes!

Estoy muy lejos de vestirme de oriental y de asumir sus costumbres... digamos mejor que mi naturaleza es ser "ecuménica". No se si es por haber vivido en varios países y haber viajado bastante, pero creo que uno puede aprender de todos y enriquecer su propio bagaje cultural. A veces me gustaría... pero no soy "taoísta".

No se si nos hemos hecho los mismos cuestionamientos o si han sido distintos, pero siento que me entiendes en mi búsqueda.

Antes buscaba "verdades", respuestas a temas que me parecían demasiado trascendentales, como por ejemplo si había reencarnación o paraíso a la cristiana/judía/musulmana; o respecto de la misma existencia de Dios. No he dado respuesta a mis preguntas, pero ya no me atormentan. Ya no busco certezas.

Me basta con ir comprendiendo un poco mejor cada día;y si me tropiezo y retrocedo, levantarme y volver a avanzar.

He llegado a la conclusión que cualquiera sea la respuesta, no debería cambiar mi forma de vivir la vida. Simplemente debemos ser lo mejor que podemos ser. Agradecer las muchas bendiciones recibidas y ponerle el hombro a las dificultades.

Cada uno debe encontrar la forma de conectarse con su alma y con lo divino. Creo que el identificarse con una religión es muy importante para muchos, pero ya no lo es para mi.

Concuerdo TANTO contigo. Se que no lo parece con lo que estoy diciendo.

Un abrazo de corazón

Karin
Erich B. ha dicho que…
La verdad, son muchas las cosas interesantes que se desprenden de tu respuesta. Por supuesto aparecen algunas preguntas también, quizás demasiadas como para anotarlas aquí, en esta precisa noche de 23 septiembre.

Concuerdo, a grandes rasgos, con lo que me planteas sobre verdades, búsquedas, y en particular con tu noción de cómo se "debe ser". Por supuesto, a esas conclusiones no se llega simplemente sentándose a pensar y suponen un trayecto más o menos complejo. Pero dime Karin, ¿ha sido ese efectivamente un trayecto "tormentoso" para ti?

En el camino aprendí que ambos, el individuo (como noción) y la cultura Occidental (como unidad cultural específica) son un soplo MUY breve en la historia de nuestra especie. Y también que han surgido por cuestionamientos, mediante la formulación de preguntas. Me parece impresionante el cómo eso se nos presenta como inevitable a nosotros occidentales al punto de que, prácticamente, lo consideramos parte de nuestra naturaleza.

Son tantos los libros y sensaciones para mencionar que no terminaría de escribir en toda la noche... Por lo pronto, y aunque suene un poco extraño, debo seguir trabajando.

Un abrazo también y que tengas el MEJOR de los miércoles.
EB
--
Karin Usach ha dicho que…
Querido Erich

Son poco más de las 7 am, demasiado temprano para mi para disquisiciones... Solo te saco de la duda: no siento que mi vida haya sido "tormentosa". Ha sido un buen viaje; con tormentas ocasionales y algunos escollos en el camino. Aunque prefiriésemos jornadas siempre apacibles y tranquilas, son los problemas y las decisiones difíciles los que te hacen crecer, ¿no?

¿Y cómo ha sido tu viaje? Se que al menos le has sacado provecho.

Un muy buen miércoles para tí también!

Karin
Erich B. ha dicho que…
Agradezco mucho tu respuesta, Karin...

Tal vez, decir "tormentoso" sería una exageración, pero yo los vi a mis padres separarse y supongo que eso me colocó, mientras crecía, en una dificultad que significó el estar constantemente aprediendo solo. En cierto sentido (y concordando completamente con tu noción respecto de las dificultades), imagino que, como hombre, soy la tesis de Toynbee en carne y sangre. Eso sí es una exageración (sonrisa).

La verdad, no puedo permanecer aquí mucho más tiempo (y me pierdo la oportunidad de comentar tu última reflexión...), pero estoy entre tres libros preparando cátedras para mañana jueves y viernes, y luego un congreso toda la tarde del viernes. Tengo, por el momento, ambas, concentración y tiempo en otra parte. PERO volveré...

Cuídate mucho y buenas noches.
EB
--
Karin Usach ha dicho que…
Querido Erich

Compartimos esa experiencia de vida. Mis padres también se divorciaron cuando yo tenía 8 años. Más de una vez tuve que decidir con cuál ir a vivir (porque me dejaron elegir) y dos veces eso incluyó irme al extranjero; en tiempo en que las comunicaciones eran por cartas que tomaban largo tiempo en llegar y los viajes en avión eran ocasiones de una vez al año. Pasé por una época en que me convertí en una personita bastante grave. Hasta que te das cuenta de que hay cosas más tremendas, como que se te muera uno. Hasta que te das cuenta que lamerte las heridas tiene sentido sólo cuando están abiertas, y que vivir cuidándote para no equivocarte o para no lastimarte solo hace que te pierdas del resto de la vida.

Un gran abrazo que te esperará hasta que vuelvas.

Karin
Erich B. ha dicho que…
Esta noche fui al e-mail. Estoy complicado (de tiempo)...

Bueno, sólo una pregunta más, que me surgió en este instante. ¿Oscilaste de la búsqueda a la contemplación? ¿Es ese el centro de tu paz, Karin, o me equivoco?

Un abrazo también para ti!
EB
--
Karin Usach ha dicho que…
Estoy en paz. Desde que un día pensé -o sentí, no lo sé, porque fue como una "iluminación"- que las respuestas a mis preguntas no eran tan importantes; que sea lo que sea que haya después de la vida es algo bueno y hermoso, porque la fuente -ya sea Dios, los dioses o el Tao- es amor puro.

Pero sí sigo haciendo preguntas...

Entradas populares de este blog

365 Tao #246, 4 de Marzo 2019: Árbol

365 Tao #140, 18 de Noviembre 2019: Disentir

365 Tao #262, 20 de Marzo 2019: Soledad