365 Tao #66, 5 de Septiembre: Ciclos

Ciclos

El amanecer es un titilar del horizonte.
El crepúsculo es un asentarse del cielo.

El amanecer y el atardecer juntos representan la medida de un día. Cuando el sol se levanta, la luna se pone. Cuando la luna se levanta, el sol se pone. Esto representa el ciclo de la existencia, porque sin esa alternancia, no se podría generar el poder del universo. Cuando el sol alcanza su cenit, será inevitable que comience su descenso hacia su nadir. Todos los eventos -incluyendo nuestros propios planes y actividades- siguen la misma pauta.

Es sabiduría conocer los ciclos de la vida y dónde en la curva se encuentra una circunstancia particular en la que estamos envueltos. Si queremos perpetuar algo, deberíamos unirlo a nuevo crecimiento para acrecentar nuestro progreso. Si queremos destruir algo sólo necesitamos llevarlo a sus extremos, porque todo declina después de su cenit.

Demasiado frecuentemente, la gente expresa incertidumbre sobre dónde se encuentran en la vida. Es importante el examinar ambos, el corto y el largo alcance. Si quieres llegar lejos en una década, tienes que llegar lejos cada año. Si quieres llegar lejos cada año, tienes que asegurarte de que haces algo significativo cada día. Usa los ciclos de la vida para establecer una medida para tu vida, y acomoda entonces tus planes acorde a las unidades que hayas escogido. Entonces no tendrás miedo de no conocer tu propio progreso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #246, 4 de Marzo 2019: Árbol

365 Tao #140, 18 de Noviembre 2019: Disentir

365 Tao #262, 20 de Marzo 2019: Soledad