365 Tao #49, 19 de Agosto: Muerte

Muerte

La muerte es
Lo opuesto
Al tiempo.

Le damos metáforas a la muerte. La cubrimos de significado e inventamos historias acerca de lo que nos pasará, pero en realidad no lo sabemos. Cuando una persona muere, no podemos ver más allá del cadáver. Especulamos sobre la reencarnación o hablamos en términos de eternidad. Pero la muerte nos es opaca, un misterio. En su reino, el tiempo deja de tener significado. Todas las leyes de la física se vuelven irrelevantes. La muerte es lo opuesto al tiempo.

¿Qué es lo que muere? ¿Se destruye algo en realidad? Ciertamente no el cuerpo, que se deshace en sus partes constituyentes de agua y elementos químicos. Eso es mera transformación, no destrucción. ¿Qué hay de la mente? ¿Cesa sus funciones, o hace una transición a otra existencia? No lo sabemos con seguridad, y pocos pueden llegar a algo concluyente.

¿Qué es lo que muere? Nada de la persona muere en el sentido de que sus partes constituyentes sean totalmente voladas de toda existencia. Lo que muere es meramente la identidad, la identificación de una colección de partes a la que llamábamos una persona. Cada uno de nosotros es un rol, como un chamán vistiendo capas de togas con innumerables fetiches de significado. Sólo las ropas y la decoración caen. Lo que muere es sólo nuestro significado humano. Aún queda alguien desnudo por debajo. Una vez que entendemos quién es ese alguien, la muerte ya no nos molesta. Tampoco el tiempo.

Comentarios

Nils Alessandro ha dicho que…
Estoy simplemente maravillado, tus traducciones, son tesoros que solo los comparte la gente que tiene un verdadero sentido de amor a la vida al prójimo y al todo.

Sin ponerle nombre, porque sin nombre es el principio de todo, gracias por compartir estas invaluables meditaciones.

Nils Alessandro Prado Pradel.
Karin Usach ha dicho que…
Gracias Nils por tus palabras!

Un abrazo,

Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #64, 3 de Septiembre 2018: Desatado

365 Tao #246, 4 de Marzo 2019: Árbol

365 Tao #81, 20 de Septiembre 2018: Navegar