365 Tao #45, 15 de Agosto: Circulación

Circulación

La espiritualidad comienza en las entrañas,
Asciende por la espalda,
Y retorna al ombligo.

La espiritualidad no es sólo una actividad mental. Es también una expresión de energía. La fuente de esta energía es física, enraizada en la química básica del cuerpo. El autocultivo refina esta energía para el logro espiritual. La iluminación, para un seguidor del Tao, es por lo tanto una realización psico-física: es un estado de ser mas que un mero entendimiento intelectual.

Una vez que la energía es despertada mediante ejercicios especiales y meditaciones, el seguidor del Tao sabe como llevar esta energía hacia arriba. La fuerza comienza desde los genitales y sube por la espina dorsal. En su camino, nutre riñones, nervios y vasos sanguíneos. Cuando pasa la base del cráneo, se estimula el sistema nervioso y la parte inferior del cerebro. Alcanzando la corona, este río de energía abre por entero el potencial subconsciente de un ser humano. Descendiendo, nutre los ojos, los sentidos, los órganos vitales. Cayendo en cascada hacia el ombligo, nos retorna a nuestro estado de pureza original. Desde allí, retorna otra vez a las entrañas, lista para ser llevada a otro circuito. Tal como toda la existencia opera en un continuo entre materia física bruta y los más sutiles niveles de consciencia, así también el seguidor del Tao utiliza todas las partes de su cuerpo, mente y espíritu para la devoción espiritual.

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Felices los puros de corazon y los que buscan la verdad en el vasto oceano de nuestra mente infinita confiando en la primera fuerza y centro
Karin Usach Franck ha dicho que…
Hola Miguel Enrique

Mencionas dos cosas esenciales. La búsqueda de la verdad y el hacerlo confiando en el centro. Creo que al encontrar el centro vivimos lo más cerca que se puede estar de lo verdadero.

Encontrar el centro y permanecer en él no es fácil, por eso es tan importante la búsqueda. Mientras busquemos existe la esperanza de encontrarlo. El sendero del Tao siempre lleva al centro. Aunque a veces nos confundamos al leer las señalizaciones del camino y nos vayamos por los desvíos, avanzamos hacia el centro.

Muchos saludos,

Karin

Entradas populares de este blog

365 Tao #246, 4 de Marzo 2019: Árbol

365 Tao #140, 18 de Noviembre 2019: Disentir

365 Tao #231, 17 de Febrero 2020: Orden