365 Tao #4, 5 de Julio: Reflejo

Reflejo

La luna sobre el agua.
Sentarse en soledad.


Si las aguas son plácidas, la luna será reflejada perfectamente. Si nos aquietamos, podemos reflejar perfectamente lo divino. Pero si nos involucramos sólo en las actividades frenéticas de nuestras relaciones diarias, si buscamos imponer nuestros propios esquemas sobre el orden natural, y si nos permitimos ser absorbidos por puntos de vista egocéntricos, la superficie de nuestras aguas se volverán turbulentas. Entonces no podremos ser receptivos al Tao.

No hay esfuerzo que podamos hacer para aquietarnos. La verdadera quietud viene naturalmente de momentos de soledad en que dejamos que nuestras mentes se asienten. Tal como el agua busca su propio nivel, la mente gravitará hacia lo sagrado. El agua turbia se volverá clara si se le permite quedarse tranquila, y así también se aclarará la mente si se le permite estar en calma.

Ni el agua ni la luna hacen ningún esfuerzo por lograr un reflejo. Del mismo modo, la meditación será natural e inmediata.

Comentarios

Entradas populares de este blog

365 Tao #246, 4 de Marzo 2019: Árbol

365 Tao #95, 4 de Octubre 2018: Viaje

365 Tao #188, 5 de Enero 2019: Humanitario